Humorismo Semanario No. 1699

Maestra, ¿un hombre puede embarazar a otro hombre?
-Claro que no Jaimito
¿Oíste Jorge? No te va a pasar nada, confía en mi.!!!

Una monja en un convento esta escribiendo una carta a Monseñor y no sabe si ponerle Monseñor o Don Monseñor; así que para no meter la pata le pregunta a la madre superiora:
-Madre, Monseñor se pone con don?
La madre le dice:
-Pero por supuesto que se pone condón hija, sino este convento seria una guardería!!!

Si la VAGINA y el PENE fueran militares cual tendría más RANGO???
Dice Jaimito: uufff la VAGINA y eso porque??? porque el PENE la ve y se pone FIRME.

Un hombre de 70 se casa con una mujer de 30 años, y le pregunta al amigo:
-¿Cómo me veo al lado de este monumento de hembra?”
-“Bueno… ¡como la oreja del toro!”
-“¿Cómo es eso?
-“Lejos del culo y cerquita de los cuernos.

A un ciego le están examinando la próstata y dice:
-Dr. le puedo agarrar el pito.
El Dr. Sorprendido le responde:
– Acaso es puto?…
No, dice el ciego, es para asegurarme que me está metiendo el dedo.

-Oye Juan ¿tú sabes que hacen 100 negros parados enfrente de una pared blanca?
-Pues no, no lo sé.
-Un código de barras.

Martina le dice a su madre:
-Mamá, ¿cuándo tendré los pechos tan grandes como tú?
-Dentro de pocos años.
-¡Pues las necesitaba para este Sábado!
La pequeña Clara estaba jugando con el incorregible Pepito, cuando, de golpe, corre a donde está su madre con la cara toda roja:
-Mamá, mamá, dime, ¿yo puede tener niños?
-No, Clarita, ¿qué dices? ¡Eres demasiado pequeña!
-Bueno, Pepito, ¡entonces podemos seguir…!

La madre a la hija que acaba de salir por primera vez con un chico:
-Luisa, espero que esta noche hayas mantenido los ojos bien abiertos mientras estabas con Jorge.
-¡Oh sí, mamá, casi siempre!
-¿Qué me quieres decir con casi siempre?
-Bueno, cuando nos acostamos y él se me puso encima cerré los ojos un poquito, mamá.

-Mamá, dime, ¿tú puedes coger la lámpara con la boca?
-¡Pero, hijo, qué pregunta más tonta me estás haciendo!
-Pues yo le he oído muy bien a la criada lo que le estaba diciendo a papá: si tú apagas la lámpara, yo te la cojo con la boca …

El gusanito adolescente trepó por el plato y además de un filete vio un buen puñado de espaguetis. Las pupilas se le dilataron, abrió la boca y solo gritó:
-!Menuda orgía!

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × uno =