Breves del Évora Semanario No. 1699

Gobierno de Mocorito: Buen trabajo que no agrada a todos

“Sí los exfuncionarios priístas se la llevaban encerrados en las oficinas del ayuntamiento era porque no trabajaban”. Eso comenta la gente en las rancherías de Mocorito, quienes se sentían abandonados y olvidados por el gobierno ya que los funcionarios nunca se paraban en las comunidades para atender las distintas necesidades, sobre todo los expresidentes municipales, rara vez salían y esperaban sentados en el despacho presidencial todo el día con una larga fila de ciudadanos esperando el turno para hacerle una petición a los señores presidentes con aires de reyes.

Caso contrario a “Memo” Galindo y sus funcionarios, quienes en lugar de estar encerrados en sus oficinas, con aire acondicionado y protegidos del calor intenso para quedar fresquecitos y chapeteados como manzanitas de Surutato. Los nuevos funcionarios están demostrando que el trabajo del funcionario público no están en la oficina sino en el campo de trabajo, las obras publicas no se supervisan desde un escritorio, y los recursos no se consiguen con una simple llamada y esperando a que la virgen les hable, sino es producto de la insistencia y reuniones con altos funcionarios y mandatarios.

Al parecer sólo hay un sector al que no le gusta esa forma de trabajar, se trata de la prensa, ya que en los últimos días el presidente municipal de Mocorito, Guillermo Galindo ha venido siendo pobremente criticado por un par de medios de comunicación, ya que según ellos, el alcalde y algunos funcionarios no están en la oficina, tal y como lo hacían los funcionarios de la administración pasada, y que en su lugar está el secretario del ayuntamiento para atender asuntos que le corresponden al presidente. Ante esta pobre y raquítica critica, tengo felicitar al presidente “Memo” Galindo porque está muy claro que su administración está enfocada y atendiendo al pueblo y no está gobernando en base a las apariencias mediáticas para tener contentos a un par de periodistas, que tal vez por flojera o incapacidad y falta de visión periodística no encuentran notas para llevar sus medios de comunicación y optan por sacar puras notas políticas en la sección de locales y al no encontrar a los funcionarios sentaditos esperándolos en sus oficinas, caen el desespero por llevar algo en su chamba, y además como el municipio de Mocorito es muy grande y es bien sabido que algunos periodistas ni para la gasolina tienen, les es imposible trasladarse hasta las sindicaturas donde están trabajado los funcionarios y seguir la gira presidencial al ritmo que se está moviendo “Memo” Galindo, esto con la idea de preguntarle algún encarguito sin relevancia, …pero bueno, eso ya es bronca y ética de cada casa editorial, y en cuanto a la función del secretario del ayuntamiento, habría que decirles que es precisamente su obligación, estar supliendo al presidente cuando éste sale. Pero lo que sí están dejando claro es que el gobierno en Mocorito está para atender al pueblo y no cumplirle caprichitos a la prensa sin vocación o amiga del PRI o en el peor de los casos ceder ante los chantajes de ciertos medios de comunicación. Para salir de dudas, basta con preguntarle a las personas. Se dice que cuando llega “Memo” Galindo a las comunidades para atenderlos en sus propias tierras, la gente se queda atónita, ya que en Mocorito no era muy común que un presidente municipal visitará las rancherías y cabeceras de sindicaturas para atender los problemas y peticiones ahí mismo, y menos con la frecuencia que lo viene haciendo el nuevo gobierno municipal. Eso aunado a que la población se esta evitando la necesidad de ir hasta la cabecera municipal haciendo gastos, siendo en muchos de los casos personas de bajos recursos y en condiciones de pobreza extrema al grado de conseguir prestado para trasladarse hasta la presidencia municipal.

Ha habido algunos expresidentes que han opinado al respecto de esa manera de trabajar, entre ellos algunos que hoy en día son de un grupo político opuesto al de Guillermo Galindo. Ante eso, han reconocido el valor del actual alcalde para ir hasta la comunidades y atenderlas directamente, dicen que no es fácil ir y “ponerse de pechito” ante la ciudadanía, sobre todo en Mocorito, donde la gente esta acostumbrada a pedir y pedir, en la mayoría de los casos para motivos personales, son pocos los casos en donde piden de manera grupal para algún beneficio de la comunidades, el mocoritense común es muy dado pedir ayuda para algún beneficio individual.

Por esa razón se cree que los expresidentes preferían quedarse mejor en su despacho, sentados en el sillón de cuero fino, aire acondicionado y con refrigerios a la mano, además recibiendo a tales y cuales personas dependiendo el motivo al que fueran, con la ventaja de que la secretaria les pasaba las tarjetitas para saber si era conveniente o no atenderlos. Cuando las cosas se ponían complicadas hacían uso de la famosa puerta trasera que comunicaba la oficina presidencial con la calle Morelos, curiosamente ahí siempre estaba estacionada la lujosa camioneta suburban, prácticamente lista para “pelar gallo”. Así operaban las cosas en las administraciones pasadas, y con esa forma de trabajar había quienes estaban encantados, como los periodistas por ejemplo, quienes a la hora que querían gasolina, valecitos, chayote (dinero) o simplemente no tenía creatividad para llevar noticias a sus empresas y optaban por llevar alguna entrevista (de lo que sea) del presidente municipal.

Hasta donde sabemos, “Memo” no tiene varita mágica para llevarla bien con la población, él mismo ha dicho que la clave es hablar directamente con la población, no engañarlos y decirles la verdad, que no siempre se puede darles lo que piden y simplemente explica las razones. Lo cual le esta funcionando y muy bien.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 + quince =