JULIÓN Y MARQUEZ CON MARCA NARCA

Una vez más se constata que el narcotráfico es un cáncer que llega a todas partes, sea directa o indirectamente.

El reciente escándalo da un fuerte golpe a la sociedad artística y deportiva, en especial a la deportiva ya que de alguna manera los artistas están más expuestos a contrataciones, dar conciertos en lugares o con personas relacionadas con ello.

En días pasados se había anunciado en los medios que Julión Álvarez cantaría en la ceremonia del grito del 15 de septiembre en la explanada del Palacio de Gobierno en Culiacán; pero así como presidencia quitó la foto de Peña Nieto con Julión, Quirino lo quitó del programa.

Rafael Márquez ha sido desde hace mucho, ícono del deporte nacional, embajador del futbol mexicano en importantes clubes europeos y el capitán de la selección, por lo cual es inesperada y sorpresiva esta noticia.

Personajes que evidentemente no tendrían necesidad, pero por lo mismo pueden pasar desapercibidos ante lo que el Tesoro de Estados Unidos los acusa, de ser testaferros de Raúl Flores.

Cuentas en Estados Unidos congeladas, empresas cerradas, un adiós a la carrera futbolística, entre otras cosas son las consecuencias.

Lo anterior que expresa Estados Unidos no es una acusación legal pero no la excluye.

Hoy en día todos podríamos estar en esa situación, coincidir en lugar, conocidos, una foto y con eso se presume una relación.

Pero lo anterior va más allá ya que se sigue mediante investigación y de momento sólo nos queda la sorpresa y el analizar con pesar y cuestionarnos: ¿Podrá un plan ser efectivo y limpiar y sanar nuestra sociedad de este tipo de delincuencia, la cual llega a coludir en algunos casos de manera involuntaria y sin saberlo a personajes que son modelos para muchos? ¿Cuánto tiempo necesitaremos?

Javier E. Zepeda Osuna.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 − siete =