Diálogo Deportivo Semanario No. 1691

El famoso y tan esperado Tour de Francia inicia este 1 de julio.
Es la fiesta mundial del ciclismo. Desde los Alpes Suizos a la mágica y maravillosa ciudad de París los ruteros de élite transitan en una carrera contra el tiempo; con etapas intermedias en los más de 5 mil kilómetros a recorrer. Quien haga menos tiempo en el trayecto, gana el tour, sus premios y sobre todo el reconocimiento mundial de los aficionados al ciclismo y otros tantos millones que conocerán la noticia y les agradará.
Con casi diez décadas de tradición y templanza, el Tour ha sido manchado por corredores que han ingerido sustancias prohibidas para acrecentar su fortaleza y rendimiento.
Hasta la palabra lo encierra, rendimiento. Miente para alcanzar el máximo rendimiento. Una mentira que se deja evidenciar en los laboratorios autónomos de la UCI la Unión Ciclista Internacional.
Los casos más recientes y notorios han sido de Lance Astromg y Alberto Contador. Ambos fueron sancionados y se les han despojado de sus medallas, sus patrocinios y el repudio mundial por su negativa acción.
Afortunadamente, esto no sucede con frecuencia, y los triunfos o derrotas son legítimos.
Alex Valverde, Cris Fromme, Alberto Contador, entre otros son los favoritos para ganarse el sweter de líder, que le daría la gloria máxima.
Solamente un mexicano ha brillado esta competencia universal.
Se trata del hombre de Monterrey, Nuevo León, Raúl Alcalá. Fue en la década de los 70s del siglo XX.
Alcalá fue todo terreno, tanto en terreno plano como la montaña. Los Pirineos, es la enorme montaña que se asemeja al Monte Everest el pico más grande del mundo con 8 mil 864 metros de altura.
Los ciclistas en el arduo recorrido, están expuestos a climas cálidos y gélidos, en extremos extenuantes.
Es una prueba de resistencia. Viajar cientos y cientos de kilómetros, no es nada fácil.
Los diversos equipos como Movistar, que ha brillado en los últimos años, hacen sus estrategias, etapa tras etapa.
Sus directores técnicos, les indican sus fortalezas y sus debilidades a los ruteros y cómo atacar en los momentos claves y neutralizar a los rivales deportivos en una especie de cono cromático que los atrapa, para que no avancen en sus rítmicos pedaleos.
Una competencia que se transmite a nivel mundial por radio, internet y televisión, y las redes sociales como facebook.
PEDRO MILLÁN Y SU VALIOSA APORTACIÓN AL BOXEO.
En la Colonia Benito Juárez antes Mazatlán, nació el gimnasio de boxeo del modesto mánager, Pedro Millán, que a cuatro décadas continúa en su loable y valiosa labor de encontrar peleadores que se fortalezcan en lo individual e integral para un mejor presente y futuro.
Aunque en su establo han surgido figuras como su propio hermano Carlos Millán y Luis Verdugo, entre otros, Pedro Millán ha viajado a Estados Unidos donde sus pupilos han brillado intensamente.
Siempre ha inculcado a sus peleadores, que lo importante es seguir estudiando y forjarse un futuro promisorio.
Ello, les permite entrenar, y a la vez, tener la esperanza de ser campeones nacionales y mundiales.
Muchas carteleras boxísticas que se arman en el Parque Revolución, han tenido la participación de boxeadores de Pedro Millán.
Millán, es uno de los entrenadores nobles y trata de cobrar bien al subir al ring a novatos o en las de seis u ocho rounds.
Dar mantenimiento a un gimnasio y pagar agua y luz y otros servicios requiere de aportaciones económicas; lo que conlleva una labor a fondo de convencimiento de que se pertenece a un equipo y se debe contribuir. Se les inculcan valores, misiones y objetivos en equipo.
Con Pedro Millán se garantiza el futuro de los peleadores que de aficionados evolucionan a profesionales. Y si no permanecen años, aseguran su futuro con estudios y trabajo decoroso.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete + 14 =