Los Puntos Sobre las ÍES… Semanario No. 1686

Le están fallando…

La civilización no suprimió la barbarie; la perfeccionó e hizo más cruel y bárbara. Voltaire

El asesinato de tres maestros en la sierra de Concordia y la larga cadena de crímenes que en forma creciente se han venido registrando ponen de manifiesto, además de la presencia de la barbarie, que los responsables de la seguridad pública, incluidos los refuerzos federales que han llegado al Estado le están fallando al Gobernador Quirino Ordaz Coppel y a Sinaloa.

Si bien es cierto que se han asestado importantes golpes a la delincuencia organizada con la captura o muerte de importantes mandos medios, también lo es que los grupos del crimen organizado siguen sueltos, andan por donde les pega la gana y pegan cuando y donde quieren.

Pero, ni los veinte asesinados el pasado fin de semana superan el impacto que provocara el alevoso crimen en el que fueron masacrados tres maestros y uno se escapó milagrosamente en hechos ocurridos en la sierra de Concordia.

No en una zona de difícil acceso en donde ellos trabajaban sino en la carretera Mazatlán-Durango, cuando los cuatro mentores regresaban a sus hogares en Escuinapa el jueves pasado.

La apatía burocrática emerge una vez mas cuando la familia de uno de los mentores asesinados revela que desde meses atrás éste había solicitado a las autoridades de la SEPyC su cambio de adscripción por la peligrosidad de la zona donde estaban adscritos.

Solicitud que nunca obtuvo respuesta ni de las autoridades anteriores ni de las actuales que, incluso dijeron no tener conocimiento de ello.

¿No tienen conocimiento que esa región como otras de la serranía sinaloense son de alta peligrosidad para los maestros por la presencia de grupos armados que con suma frecuencia cometen crímenes impunemente…?

¡Por favor!

Por otra parte, y aquí está una muestra de cómo le están fallando al Gobernador sus funcionarios de seguridad, con qué facilidad miente el Secretario de Seguridad Pública, Gral. Genaro Robles Casillas, al asegurar que a la media hora de la masacre llegaron al lugar elementos de la Policía Militar y del Estado, declaración que se derrumba y exhibe con la narración del maestro sobreviviente.

Este maestro, que salvó la vida ocultándose bajo el cuerpo de uno de sus compañeros muertos, narró al periódico Noroeste que estuvo como una hora bajo el cuerpo ensangrentado de otro mentor victimado y hasta que escuchó motores de vehículos que pasaban decidió salir. Todavía espero una hora más hasta que llegaron los militares que lo auxiliaron.

Transcurrieron pues, ¡dos horas!, no media hora, para que llegara el auxilio cuando el sitio está a menos de una hora de Concordia, por carretera.

La masacre de los maestros sacudió e indignó no solo al magisterio sino a todo Sinaloa y su repercusión fue a nivel nacional.

Eso, el caso de la señora que perdió un ojo y la nariz al quedar en medio de un enfrentamiento entre maleantes y policías en la carretera Culiacán-ElDorado, por hablar de lo mas reciente, ponen de manifiesto que nadie está a salvo de ser confundido o encontrarse en el lugar no adecuado para ser alcanzado por las balas de cobardes y despiadados asesinos.

Las ejecuciones que se cometen a diario y que ya rebasan la cifra del medio millar en los primeros cuatro meses de esta administración, sin que haya reacción efectiva de las autoridades de todos los niveles para abatir la criminalidad y la impunidad, revelan que el sistema de seguridad pública está fallando.

Lo mas grave es que los responsables y los asesores engañen al Gobernador diciéndole que todo está bajo control.

Si, en efecto, está bajo control… pero de la delincuencia.

Conocemos a Quirino. Es un hombre de bien, bien intencionado y con los mejores propósitos para Sinaloa.

Pero en su equipo le están fallando.

Las corporaciones, todas, están actuando sin inteligencia.

Las que actúan, porque aún dentro de las corporaciones policiacas locales hay podredumbre, complicidades con los grupos delincuenciales.

Y eso es parte de las fallas en la logística para combatir al crimen en todas sus manifestaciones.

Es hora, pues, de que el Gobernador Ordaz Coppel haga un minucioso análisis de lo que está ocurriendo y de un golpe de timón en ésta y otras áreas que también le están fallando.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × cinco =