Humorismo Semanario No. 1684

Llega el marido a la alcoba y le dice con voz sensual a su mujer:
¿Cariño, jugamos a los médicos?
La mujer en voz baja, contesta:
-¿Del Seguro Social o de hospital particular?
El marido asombrado le pregunta:
¿Y…cual es la diferencia?
-Pues si es del Seguro Social, te doy cita dentro de dos meses y si es particular pagas $1,000.

-Hola Juan, ¿todavía trabajas en la fábrica de conservas?
-No. Me despidieron porque metí mi pene en la peladora de pepinos
– Y no te hizo daño la peladora?
-No, pero a ella también la despidieron.

QUEJIDOS PORNO
Un tipo llega a su casa y le dice a su mujer: Te cuento Julia, que vengo de ver una película porno, y no te imaginas la cantidad de locuras que allí se ven. ¡Cómo así Chano, cuéntame! No te imaginas cómo se quejan las mujeres cuando hacen el amor… Sabes, yo creo que eso nos falta para ponerle más sazón a nuestro matrimonio.
-¿Te gustaría que yo me queje, Chano?
-Sería recontra chévere, Julia.
-¿Por qué no lo intentas?
Y efectivamente, la pareja se dispone a poner en práctica la novedad. Esa noche el hombre empieza a acariciarle los hombros a la mujer y ella le pregunta:
-¿Empiezo a quejarme?
-No, todavía no Julia.
Continúa acariciándole la cintura, las piernas y la esposa nuevamente le pregunta:
-¿Ahora ya me quejo?
-Espera un poco más.
A los 20 minutos el hombre sube a donde tiene que subir y empieza a hacer lo que tiene que hacer y le dice a su mujer al oído:
-Ahora Julia, ¡ahora comienza a quejarte!
-¡Ay Chano, los niños están cada día más insoportables; el dinero que me das para el diario no me alcanza; la bebé necesita zapatos nuevos; tú madre llama para joder todos los días; se acabó el gas; tenemos que comprar un refrigerador nuevo; ya no sé qué cocinar! Y para colmo no me llega la regla… ¿Sigo quejándome, CHANO?

Casi al final del servicio dominical el sacerdote preguntó:
-¿Cuántos de ustedes han perdonado a sus enemigos?
El 80% levantó la mano..
El sacerdote insistió con la pregunta.
Todos respondieron esta vez, excepto una pequeña viejita.
-Señora Nelly Grosso… ¿no está usted dispuesta a perdonar a sus enemigos.
-Yo no tengo enemigos, respondió dulcemente.
-Sra. Nelly, eso es muy raro, ¿cuántos años tiene usted?
-99 respondió.
La congregación se levantó y la aplaudió.
-Oh Sra. Nelly ¿puede pasar al frente y decirnos cómo se llega a los 99 años sin tener enemigos?
La dulce señora Nelly pasó al frente, se dirigió a la congregación y dijo:
-Yo no tengo enemigos ni a quien perdonar porque ya se murieron todos esos hijos de su chingada madre.

1) Siempre que salimos mi mujer y yo, caminamos tomados de la mano …
Si la suelto, se pone a comprar…
2) Ella tiene una batidora eléctrica, una tostadora eléctrica, una máquina de hacer pan eléctrica…Un día me dijo:
-“Caramba, tenemos un montón de aparatos eléctricos y no tenemos nada para sentarnos… ”
Pensé en comprarle una SILLA ELÉCTRICA, pero me contuve…es la madre de mis hijos.
3) Yo me casé con doña “Tengo Razón”.. Solo que no sabía que su segundo apellido era “Siempre” .
4) Ya hace 18 años que no hablo con ella… Es que no me gusta interrumpirla. …
5) Tengo que admitir que nuestra última discusión fue culpa mía.
Cuando ella me preguntó: -“Que estás viendo en la tele….?”
Yo le contesté: -“Bastante polvo . Deberías limpiar…”
6) En el principio, Dios creó el mundo y descansó…Creó al hombre y descansó…Despué s creó a la mujer…
Desde entonces ni el mundo, ni el hombre, ni Dios tuvieron más descanso….
7) Un día se estropeó nuestra cortadora de césped (eléctrica).. Mi mujer me colmaba la paciencia dándome a entender que yo debería arreglarla.. .
Por mi parte, siempre acababa teniendo otras cosas mas importantes que hacer, tipo: lavar el coche, hacer un informe, en fin…, lo que para mi parecía más importante..
Un día ella encontró un muy sutil modo de convencerme: Cuando llegué a casa, me la encontré agachada en el césped, que estaba muy alto, recortándolo con su tijerita de costura…
Eso me llegó al alma…, me emocioné… Decidí entrar en la casa y volví después de unos minutos, llevándole su cepillo de dientes… Se lo entregué, y se me ocurrió decirle:
-“Cuando termines con el césped, podrías también barrer el patio…”
Después de aquello, no me acuerdo de nada…Estoy en blanco….Los médicos dicen que volveré a andar, pero que cojearé el resto de mi vida…. !!!!!

El matrimonio es una relación entre dos personas, en la que una siempre tiene razón, y la otra es el marido. .

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × cuatro =