Los Puntos Sobre las ÍES… Semanario No. 1681

Y lo que falta…!

Los hombres son pervertidos no tanto por la riqueza como por el afán de riqueza. Louis de Bonald

Cada día que pasa van saliendo más evidencias e indicios de otras, de la grave corrupción que imperó en el gobierno de Mario López Valdez.
Excesos en la ejecución de obras por mero capricho personal o de terceras personas a los que Malova favoreció para quedar bien o por intereses mutuos.
Los compromisos y los cuates pues.
Aquellos que aseguró reiteradamente en su campaña y al arrancar su gobierno que no habría.
“Ni cuates ni compromisos” exclamaba con aparente seguridad cuando en su mente ya se fraguaban los negocios que harían él y sus cuates.
Y a los mas de 15 mil millones detectados en deudas que tendrá que pagar la administración de Quirino Ordaz se suman ya cifras millonarias en obras de relumbrón convertidas ya en “elefantes blancos” porque no funcionan y no tienen visos de funcionar por los costos de operación o por inservibles, que hay casos.
Pero lo que hasta hoy ha surgido no es todo. Aun hay más pus que saldrá en los días siguientes cuando se realice la auditoría a la última fase del sexenio malovista.
Resulta que en los últimos tres años del sexenio hubo secretarías, como la de Salud y la de Educación Pública y Cultura que no fueron auditadas.
Y ahí hay más corrupción, mas saqueo no solo de los recursos del Estado, sino también de recursos federales que venían etiquetados y no se aplicaron en donde debían.
Al parecer algunos de esos recursos se quedaron en Finanzas y fueron desviados a otros destinos, obras y programas no prioritarios o, ¿porqué no?, a los bolsillos de algunos funcionarios que de tener negocios quebrados salieron de la administración como nuevos millonarios.
Se ha anticipado que ya están documentados pagos de servicios médicos que nunca se otorgaron, compras registradas y pagadas algunas con sobreprecios. Otras no pagadas que también están infladas.
Dentro de los gastos realizados están los que se hicieron en la construcción de los llamados Centros de Usos Múltiples, parques deportivos construidos al capricho, millonarios créditos ejercidos.
Todo ello sin revisión y ahí hay mucha pus. Hiede.
Los Centros de Usos Múltiples tan cacareados por Malova no han operado salvo para algunos eventos, muy pocos. Los eventos que se dijo se realizarían ahí, se van a otros lugares menos costosos y mas accesibles.
Son “elefantes blancos”, ha reconocido el Gobernador Ordaz al comentar la posibilidad de concesionarlos. Pero, ¿Quién se echará al agua para obtener esas concesiones y operar esos inmuebles…?
Su construcción favoreció a los “cuates”, como el caso del de Mazatlán cuyo contrato se le adjudicó a uno de sus amigos que es fruticultor y de ingeniería no sabe nada, pero si de negocios. Claro él traspasó el contrato con su respectiva millonaria “comisión”.
Ahí está el flamante Parque Temático “Más Culiacán” en el que se gastaron mas de 476 millones de pesos y tuvo que ser cerrado recientemente porque no es autosuficiente en su operación como ilusamente quizá, pensaron Malova y los autores del proyecto. Este parque tiene un gasto de 1.3 millones de pesos mensuales y sus ingresos están muy lejos de alcanzar esa cifra.
Ah! Pero esa obra fue adjudicada a la Constructora y Edificadora GIA+A propiedad del cuñado de Carlos Salinas de Gortari Hipólito, Gerard Rivero, especialista en “mochadas” y originalmente se proyectó con una inversión de 133 millones de pesos pero al final se erogaron mas de 476 millones.
Ahí está el Teatro Ingenio de Los Mochis en donde se gastaron innecesariamente 595 millones de pesos, se terminó a la carrera porque el señor Malova quería inaugurarlo para quedar bien con la poderosa familia Salido, y lo hizo.
Ese teatro, por sus pistolas, Malova lo entregó al Patronato Impulsor de la Cultura que ya tiene el antiguo edificio del Club de Leones, hoy CIE, el museo Trapiche y, sin tener el comodato ya lo opera también, lo que ha provocado que varios sectores de la sociedad mochitense (no la alta) demanden que no se les adjudique también sino que lo opere otra institución que bien pudiera ser el ISIC.
Y mientras sigue saliendo la podredumbre de la administración malovista, el ex Gobernador se pasea en un lujoso Masserati, disfruta de las comodidades de sus residencias en La Joya y otra en Coronado, California.
Por allá se reúne y disfruta tranquilamente de la fortuna hecha con los dineros de los sinaloenses junto con uno de sus cómplices, Bernardo Cárdenas Soto.
Los sinaloenses, incluidos miles que en la campaña le creyeron sus mentiras a Malova y no tardaron en convencerse que fueron no solo engañados sino también robados, demandan que haya castigo.
Se espera que el Gobernador Ordaz Coppel, que también fue engañado por Malova, no permita mas impunidad y actúe con mano firme.
Esperamos que así sea!

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve + seis =