Diálogo Deportivo Semanario No. 1681

El atleta universitario César Ramírez es un hombre de temple.
Acaba de darnos una lección de vida. Atrapado por cáncer en los testículos, no se dejó deprimir. El amor por su esposa Samara Arce e hijas gemelas, Isabela y Alexandria, lo hizo volver a las pistas de Ciudad Universitaria y triunfar en los 400 x 100 metros planos y en los 100 metros planos, superado por segundos por un sonorense en la Universiada Regional, que acaba de concluir en Culiacán.
Su carrera atlética, no ha terminado. Recordemos que a unas semanas de asistir a competir a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, Brasil, se le detectó la terrible y deprimente enfermedad.
Nunca mostró signos de una virtual derrota. Apoyado por familiares, amigos, su entrenador Iván Di Carlo Salcedo, hoy director de deportes del Ayuntamiento de Culiacán, y el rector de la UAS, Juan Eulogio Guerra Aguiluz, se ha sobrepuesto a la enfermedad con quimioterapias y amor a la vida.
Los atletas de alto de alto rendimiento, así son. No se dejan dominar ni abandonan la batalla a mitad del camino.
Combaten como unos guerreros. Hasta ganar o perder.
César Ramírez no pierde las esperanzas de ir a las próximas olimpiadas; pero antes tiene muchos eventos.
Por ejemplo, esta semana competirá en los relevos de la ESEF en la Ciudad de México. El 8 y 9 de abril estará en un evento atlético en Mazatlán, el 15 y 16 se concentrará en unas pruebas en el Comité Olímpico Mexicano y el 22 y 23 de abril, correrá en Nassua, Bahamas, en el Campeonato Mundial de Relevos.
Juan Eulogio Guerra lo resumió en una frase: “Los sueños no se han roto” para César Ramírez.
Y en todas las épocas de la humanidad los sueños han conducido a grandes hombres y científicos a cambiar al mundo con sus inventos y fórmulas como Tomás Alba Edison, Marie Curie, Bill Gates, Robert Koch, entre otros.

MARCO PEREZ PROMOVERA BOXEO EN LA CRUZ DE ELOTA
El ex boxeador profesional, Marco Pérez, de gratos recuerdos entre la afición de los 90s del siglo XX, nos acaba de comunicar que tiene entrenando a varios prospectos del pugilismo en La Cruz de Elota, Sinaloa, donde acude desde hace 15 años ya que trabaja en el campo agrícola de Jorge Kondo.
“He ahorrado algunos pesos y deseo invertirlos en fomentar el boxeo, allá en la Cruz” nos dijo mientras departía el pan y la sal con su bella esposa y su padre el famoso “Coco”, Jorge Pérez Parra.
Es un proyecto, que vengo madurando desde hace años y lo daré a conocer a principios de mayo, comentó.
Creo que se puede convertir en una buena plaza para el boxeo, ya que es un punto intermedio entre Mazatlán y Culiacán, citó Pérez.
En su corta carrera Pérez demostró elegancia, buena técnica y pegada en el boxeo de paga; pero nunca dejó de estudiar y se inclinó por su carrera profesional universitaria. Hizo bien.

JHONY GONZALEZ Y JORGE “MAROMERITO” PÁEZ, SIGUEN NOQUEANDO EN MEXICO.
Aunque ambos son espectaculares y noqueadores, el tremendo Jhony González y Jorge “Maromerito” Páez no salen al extranjero a demostrar su potencial por falta de promotores interesados en ellos.
Ambos ya son veteranos jóvenes en el boxeo y pese a que han sido campeones, les ha faltado la chispa que los eleve a Las Vegas, Nevada, o a Japón, por citar lugares del boxeo mundial.
Máximo tienen algunos 5 años para seguir entre los primeros planos y después cobrarán menos por pelear en plazas no muy atractivas.
Es tanta la competencia en el boxeo que solo los grandes ganan las mejores bolsas y la atención de los promotores y los aficionados.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 2 =