Tiempo de Guasave Semanario No. 1679

LO QUE SE ESPERABA. Las condiciones de solvencia económica que enfrenta desde el inicio de su administración la alcaldesa Diana Armenta Armenta, solo tenía una salida suficientemente viable, como lo era el adelgazamiento hasta los extremos, de la nómina del municipio. Problemas para aplicar estos programas de estabilización y recuperación, eran esperados, pues tales medidas afectaban directamente a cerca de mil familias que “sustentaban” en su condición de empleados públicos del Ayuntamiento, la manutención de sus hogares, aun cuando sabían que más que ayudarlos la administración anterior, los estaba utilizando para poder hacer los manejos –malos, por cierto- de lo poco o mucho que ingresaba a las arcas municipales. COMPRAS UNOS Y LOS COMPRAS TODOS. La manera con que se manejó la cuestión de los “centavos” públicos, lejos de resolver cualquier problema de los trabajadores y de la propia COMUNA, generó un problema que fue creciendo a grado tal que no nada más se desfasó en la obra pública, sino que hasta el pago de salarios se llegó a lo nunca visto –no nada más en Guasave–, de deber hasta 7 u 8 quincenas y dos aguinaldos “encuatados”. La presión del sindicato ejerció en los últimos meses de la anterior administración, fue definitivamente manipulada, pues de todos es sabido que los extremosos salarios vía nómina que gozan los 6 o 7 principales dirigentes del sindicato, era la compra de conciencia de votos y de hasta actitudes de parte del Ayuntamiento anterior, y que hoy con los nuevos programas de recuperación, se clarifica ante los propios trabajadores manipulados por su líder, pero especialmente se clarifica ante la sociedad guasavense que tanto patrón, como empleados sindicalizados o no, pueden llegar a arreglos en el “inframundo” de las negociaciones laborales. LA NECESIDAD ENDURECE LA MANO. Ante la serie de problemas que estos primeros 3 meses ha enfrentado Diana Armenta, se tomó la decisión –¡claro! con la anuencia y recomendación de la propia ASE-, de ajustar los salarios conforme lo marcan los propios tabuladores de la ley de los trabajadores al servicio de los municipios. Aquí es donde “la puerca torció el rabo”, pues afecta directamente a varios integrantes de la cúpula sindical, cosa que desde hace 4 meses en esta misma columna se comentó: “deben ajustarse los salarios a lo que marca la ley, debe adelgazarse la nómina. Y si el propio sindicato no quiere darle 45 mil pesos mensuales a su líder, que le dé 100 si quiere, pero que sean de sus propias cuotas sindicales, y dejen de sangrar al erario, como lo han estado haciendo desde hace 3 años”. Eso lo recomendamos hace algunas ediciones, y que bueno que la presidenta tomó en cuenta lo que muchos guasavenses pensábamos, ya que de esta manera se da un comienzo de la administración, con un lineamiento directo hacia la recuperación económica, social y moral del propio ayuntamiento. HABLANDO DE COMPROMISOS. El nuevo cabildo, ahora sí constituido de manera muy plural, en la que participaron todas las líneas políticas, incluyendo por primera vez la voz y las ideas de candidatos independientes, y que tuvo un resultado definitivamente positivo, porque ahora sí se puede asegurar la representatividad de todos los niveles, tanto políticos, como sociales, económicos y culturales, con que está conformada nuestra sociedad. Las decisiones tomadas por la presidenta municipal, si bien es cierto no son apoyadas de manera abierta, con todo y sus peros, con el apoyo de un cabildo que busca la reivindicación del municipio y la aplicación de lo que se pueda en obra pública, ya sea material como social, ha permitido que lo que no se vio en el transcurso de los últimos 15 meses de la administración pasada, se esté resolviendo desde el primer día de la administración actual. Esto habla muy bien de las intenciones de ese cabildo plural del que hablamos, sobre todo porque en lugar de buscar puntos de divergencia buscan puntos de convergencia, que puedan coadyuvar en la buena práctica del gobierno. PAS, PES, PRD, MORENA, PRI, incluyendo el PAN de manera “muy tenue”, han sido factores innegablemente positivos para que los actos de gobierno se lleven a cabo sin “roces ni raspones”, permitiendo así que lo poco que se tiene, sea lo suficientemente bien aplicado en la obra prioritaria que necesita Guasave. NO SE OLVIDE DE LA CRUZ ROJA Y DE LOS BOMBEROS TAMPOCO. H.P.S.D.Q.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × cuatro =