Tiempo de Guasave Semanario No. 1678

¡COMO ARROZ! En cuanto se empezaron a recibir intentos de registros para contender por las 12 Sindicaturas y las Comisarías que conforman el Municipio de Guasave; poco más de 100 ciudadanos –esto solo el primer día– acudieron a registrarse o cuando menos a recibir informes de los requisitos, formas de llenar y disposición para acceder al puesto. Habrá más registros no lo dude, tampoco dude que los funcionarios, los partidos y grupos políticos tendrán su intervención, aun cuando los propios reglamentos lo prohíban. Muy discreto si quieren, pero lo tendrán. LOS CONSTRUCTORES SE MANIFIESTAN. Después de una “sequía” de 3 años de trabajo en la obra pública municipal, los constructores organizados se manifiestan ante las autoridades correspondientes para no perder la posibilidad de hacer obra pública, como le sucedió en el anterior trienio, donde el 80 o el 90% de los proveedores de servicio eran empresas foráneas, y algunas hasta de funcionarios de primer nivel. José Mario Labrada, Presidente de CMIC, está solicitando al gobierno municipal transparencia en la asignación de obra, previniendo que la actitud del gobierno anterior lastime más a los constructores organizados de la localidad. Para tal efecto, la propia CMIC por su conducto les hizo llegar una lista de constructores locales afiliados a este organismo no gubernamental. ¡OTRA DE BANDIDOS! Poco tuvo que escarbar el Síndico Procurador, Víctor Manuel Espinoza Bojórquez, para encontrar más irregularidades en el uso de presupuestos etiquetados “para esto y ocupados en aquello”. Resulta ser que cerca de 7 millones de pesos asignados al Proyecto “Río Sinaloa”, fueron desviados (prestado según ellos) para el pago de gasto corriente y en una mezcla económica para bajar recursos del programa Habitat. Cuando menos el Síndico Procurador piensa que tales recursos se utilizaron en un programa de gastos más particulares que públicos. LA REUNIÓN DE FÉMINAS. La concentración de mujeres que pretendía sumar en la explanada “Héroes de Sinaloa”, fue relativamente un fracaso, pues ni siquiera un mínimo porcentaje de la población femenil de Guasave, acudió a este acto, invitados por el IMMUJER en favor de la protesta internacional de los derechos de las damas. Con todo y eso, la idea de manifestarse por sus derechos está latente, y aun cuando ni siquiera las trabajadoras sindicalizadas del Ayuntamiento estuvieron presentes, seguras están de que este tipo de actos públicos reforzará más la posición de defensa que día a día va creciendo entre las féminas. La dirigente de “Mujeres en Red” y exdirigente de IMMUJER, Aurelia Leal, aprovechó la coyuntura para señalar la falta de organización, al asegurar que “no se comprendió el mensaje”, ya que desde el interior del instituto “no se supo plantear el fin que perseguía la manifestación”. Con todo y la seguridad que ha mostrado la lideresa del IMMUJER, Cindi Solano, al manifestar que esperaba baja asistencia, pues “en la zona aun predomina el machismo”, lo más seguro es que no haya pensado que la influencia de ese machismo del que habla, estuviera tan fuertemente arraigado, especialmente en las trabajadoras del propio Ayuntamiento. Ahora bien, si realmente se quiere hacer un trabajo de prevención y de cambios en las actitudes de una relación matrimonial, sería bueno que se imbuyera de valor a la parte femenil de esa relación, para que con la ley en la mano defendiera no nada más su dignidad, sino también su integridad física. Y SIGUEN DEFENDIENDO LO INDEFENDIBLE. Hablando de sindicalizados, el dirigente de los trabajadores del Ayuntamiento, Alejandro Pimentel, sigue pretendiendo con declaraciones públicas, defender su “cómoda” posición, no en cuanto a la dirigencia del sindicato, sino en las percepciones que tal posición le genera. Pero quien va a pensar que un operador o auxiliar de operación haya llegado a la dirigencia del sindicato con menos de 10 mil pesos mensuales, y ahora esté sangrando el erario público con un sueldo nominal de más de 45 mil pesos. Yo estoy de acuerdo en que defienda su “salario digno” y el de dos que tres compañeros de dirigencia. Pero pues que se los paguen de las cuotas sindicales y no de la nómina municipal. A final de cuentas sus representados pueden no darle 45 mil pesos, sino 100 mil si así lo quieren, siempre y cuando sean de sus cuotas sindicales, pero a él y a todos deben de ubicarlos en los tabuladores salariales que la ley establece. NO SE OLVIDE DE LA CRUZ ROJA Y DE LOS BOMBEROS TAMPOCO. H.P.S.D.Q.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 − 3 =