En la Inestabilidad, Vamos Por Una Buena Navidad

Navidad y fin de año, momentos de reunión y reflexión, de ambiente festivo y de cierres en muchos ámbitos, cierres que acompaña la estadística y en base a los números que arroja podemos decir ¡fue un buen año! O ¡qué nos espera para el próximo año!

Al parecer el viejo slogan del tiempo de navidad “tiempo de paz y tiempo de amor”, se ha convertido en algo irreal. En cuanto a la paz y al amor los enfrentamientos armados ocurridos en Mazatlán nos hacen dudar de que las cosas estén bien, de que hay seguridad en las calles.

Existe también la paz interior, la cual se encuentra turbada en los ánimos de la mayoría ante el temor de nuevos impuestos como el de nómina y la tarifa respecto a los automóviles que pagarán tenencia.

Paz exterior y paz interior turbada, más sin embargo el slogan navideño a pesar de ser irreal en estos momentos, no se encuentra como algo ilusorio, sino esperanzador, lo cual es distinto. La esperanza nos mueve a alcanzar aquello que es posible alcanzar y a creer que se puede alcanzar.

Ciertas cosas están nuestras manos, otras no la están, encontrar paz dentro de una tormenta está en nuestras manos.

A pesar de circunstancias que golpean los bolsillos, que amenazan la seguridad pública, podemos y es posible celebrar la navidad.

Tomando el contexto religioso e histórico en el cual se dio la navidad, era un momento de inestabilidad para el Israel, en aquel tiempo llamado Provincia Romana de Judea, asesinatos de niños por parte del Tetrarca, tensión política y amenazas de sublevación entre judíos y romanos, migración, recordemos que la Sagrada Familia fue inmigrante en Egipto y el Mesías vino de un lugar de donde narran los evangelistas, no había salido nada bueno. Ese fue el conjunto de circunstancias de la navidad.

Ahora, para nosotros, el contexto de la navidad que celebramos este 2016 tiene momentos tensos, desalentadores, sabores amargos, pero cabe la esperanza y el ánimo de hacer las cosas bien, de que, lo que esté en nuestras manos, hacerlo acorde al espíritu navideño.

Javier Zepeda O.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 5 =