Diálogo Deportivo Semanario No. 1666

dd1666

AGRADABLE VISITA DE JC URIAS A JAPAC.

Conocedor del rey de los deportes, impulsor y practicante del mismo, el ingeniero Jesús Manuel Higuera Laura, gerente general de la JAPAC, recibió en su despacho al pitcher de La Higuerita, Sinaloa, Julio César Urías que juega para los Dodgers de Los Ángeles.
La agradable visita se enmarcó en estampar su firma en pelotas, una de ellas para el doctor Jaques, médico de cabecera de su familia y otras que conservará el hombre de Guasave, quien ha mantenido la eficiencia en los servicios que ofrece la Junta de Agua Potable y Alcantarillado de Culiacán.
Este servidor obtuvo una firma igual en una pelota del toletero oaxaqueño Vinicio Castillla, para el propio Higuera Laura. Por eso nos enteramos que le gusta coleccionar autógrafos en bolas de beisbol, muchas de ellas de jugadores de jugadores de Grandes Ligas, como la de su pariente Teodoro Higuera, que conserva en un bello rincón de su hogar.
Fue una entrevista breve, pero que hizo feliz a los presentes en el despacho de Higuera Laura, que les encanta el beisbol.
El gerente de la JAPAC, le deseó suerte al nativo de la Higuerita, en la próxima temporada de las Ligas Mayores, con el equipo preferido de los mexicanos radicados en Estados Unidos, los Dodgers de Los Angeles, donde se encuentra la mayor parte de nuestros connacionales.
Urías, agradeció el noble gesto de Higuera Laura, y prometió concentrarse en la loma de los disparos, para vencer a sus rivales y dar victorias a Los Ángeles y satisfacción a muchos culiacanenses y sinaloenses que no se pierden sus apariciones, ya sea en sus hogares o en los race books o sports book que existen en los casinos o bares de las ciudades nuestras.

REPUNTE FORMIDABLE DE LOS TOMATEROS.

Los Tomateros de Culiacán cerraron como “caballos pura sangre” en la primera vuelta de la Liga Mexicana del Pacífico de Béisbol, al obtener los 8 puntos del primer lugar.
Explotaron los bats de Sebastián Elizalde, José Guadalupe Chávez, Alí Solís, el cubano Ronnier Mustelier, Jorge “Chato” Vázquez, Ismael Salas y Ramiro Peña, entre otros y ganaron cuatro series casi seguidas.
El pitcheo estuvo hermético con Héctor Daniel Rodríguez, como ejemplo.
Lino Rivera, hizo reuniones urgentes, tanto en el hotel sede de concentración como en los entrenamientos en el fabuloso y deudor estadio Nación Guinda o Bancomer.
Desean ser los campeones y los dignos representantes del clásico caribeño en febrero próximo, en esta ciudad capital, Culiacán.
No será fácil, ya que equipos como los Naranjeros de Hermosillo muestran poderío y ganas de ser ellos los representantes de México en la Serie del Caribe.
El puertorriqueño Rivera, salió de la hipnosis, en la que parecía estar envuelto, para mover las piezas necesarias y conducir al equipo al sendero del triunfo.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nueve + 10 =