Humorismo Semanario No. 1665

Dice la Maestra:
-Niños, hoy hablaremos de dos de los fluidos del cuerpo humano: de la sangre y del semen.  La sangre es el combustible del cuerpo; es rica en glóbulos rojos y blancos.  El semen también es un fluido, pero a diferencia de la sangre, éste no sólo es rico en vitaminas, minerales y proteínas, sino que también es transportador de la información genética.
–Bueno, niños, ahora empezaremos la ronda de preguntas.
La maestra mira a todos los niños y piensa: ‘Ni loca le pregunto a Jaimito. Ese desgraciado me saldría con una patanería’.
A ver, Carlitos, ¿qué aprendiste sobre los fluidos del cuerpo humano?
– Este, este… no sé maestra.
–  A ver, tú Luisito.
– No sé, maestra.
– ¿Pablito?
– No sé, maestra.
Así, pasan todos hasta que llega el turno del temible Jaimito.
‘Que Dios me agarre confesada con las barbaridades que este muchacho va a decir’, piensa la mujer.
– A ver, Jaimito, ¿qué aprendiste el día de hoy?
– Hoy aprendí acerca de algunos fluídos del cuerpo. Que la sangre es rica en glóbulos rojos y blancos, y el semen, por el contrario, está compuesto de vitaminas, minerales, proteínas y, además, es el responsable de transportar la información genética.
La maestra, que estaba sudando, dice para sí misma: ‘Me salvé. Por fin pude preguntarle algo a Jaimito sin tener que oír una barbaridad’.
-EN CONCLUSION, MAESTRA, CONTINUO JAIMITO…DEBO DEDUCIR ENTONCES…QUE ES MUCHO MEJOR Y MAS NUTRITIVA “UNA MAMADITA QUE UNA TRANSFUSION”.

Durante una evaluación escrita, la maestra le pregunta a Jaimito:
–Jaimito: por qué te echas tanta saliva en el cabello antes del examen?
–Maestra, es que anoche mi hermana le decía a su novio: “échale bastante saliva a la cabeza para que pase!!!!”…

Una pareja que va de luna de miel al Caribe. Todo espectacular. Una noche va paseando y ven un cartel:  “EL INCREÍBLE SHOW DEL NEGRO JOSÉ”.
—¿Entramos, mi amor?—, dice ella.
Y entraron al show. En el escenario había músicos caribeños tocando, y unas chicas muy bonitas que colocan en el centro una pequeña mesa. La música se escucha pegadiza y de pronto entra él, ¡El negro José!
Un hombre musculoso, bailando pegadito con las muchachas al son de la música.  Se acerca a la mesa y coloca sobre ella 5 nueces. Seguidamente, se baja sus pantalones y saca 30 centímetros de pene erecto, y ¡pan!,  ¡pan!, ¡pan!,  ¡pan!,  ¡pan! ¡¡¡Rompe las 5 nueces !!!
La gente aplaude a rabiar. Ellas se van entusiasmadas y ellos muy impresionados, no pudiendo disimular cierta envidia.
Pasan los  años, y 25 años después la misma pareja se dispone a volver al Caribe para celebrar las bodas de  plata.
—Mira mi amor,  sigue el cartel de “EL INCREÍBLE SHOW DEL NEGRO JOSÉ”, ¿entramos?
El local era mucho más lujoso, pero el show parecía el mismo:  los músicos, las chicas, la mesa … y de  pronto, ¡entra  el negro José!
Tenía canas pero seguía siendo  musculoso. Luego de bailar pegadito con las muchachas, se acerca a la mesa y sobre ella coloca 5 cocos. Seguidamente saca su pene y …  ¡pan, pan, pan, pan, pan!  ¡¡¡Rompe los 5 cocos!!!
La gente aplaude entusiasmada, y el marido dice:
—Mi amor, voy a saludar a ese negro.
Llama a la  puerta del camerino y abre el negro José, muy simpático.
—Lo felicito, ¡¡es usted un genio!! Pero, permítame una pregunta: Antes usted usaba nueces y ahora cocos, ¿por qué?
El negro José, bajando la cabeza y con voz en tono de vergüenza, dice:
—Mire usted, es que, con los años, la vista ya no es la misma…

La madre en el consultorio del médico, le pregunta:
– Doctor, podría explicarme cómo es eso de que a mi hija se le están encogiendo los ovarios?
– No señora, usted me escuchó mal. Lo que quise decir es que a su hija se la están cogiendo entre varios…

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 − 6 =