Sinaloa con Deuda Creciente e Imprudente

El problema central de la deuda de los municipios es que quienes la van a pagar son los ciudadanos de todo Sinaloa y tal vez nos ayuden los paisanos del resto del País, si es que papá gobierno entra a rescatarnos.

Lo que el gobierno estatal va a recibir a partir del primero de enero es un desastre financiero en todos los municipios, empezando con Culiacán, que debe unos mil 452 millones de pesos y le sigue Guasave con unos 488 millones.

De Guasave surgió la frase de que “el que venga atrás que arree” a principios de los ochentas; precisamente por una deuda a pagar por la construcción de la primera carretera a Las Glorias y en la plena seguridad de que el proveedor del dinero no podría desenrollar el pavimento y confiscarlo.

Desde tiempos inmemoriales los gobiernos municipales han salido adelante con préstamos bancarios; pero los bancos y los banqueros cobran y cobran bien sus intereses, de ahí que el que toma chocolate paga lo que debe.

A la deuda de Culiacán y Guasave le sigue Mazatlán con 389 millones de pesos y Ahome con 138 millones de pesos.

Todo lo tienen que pagar los ciudadanos en medio de un rencor social por el desaseo financiero visible de los Ayuntamientos y la corrupción que salta a la vista, precisamente por la falta de transparencia de sus contabilidades y lo claro de la gran vida que se dan los responsables.
Es por ello que cada acto, cada intento, cada ley que se encamine a exigir transparencia y cuentas claras y correctas se deben apoyar desde la base social.

Los nuevos alcaldes deben escoger a responsables de las finanzas bien formados en las políticas públicas de proyección y programación honesta en cada línea de su trabajo.

No tenemos que traer japoneses o alemanes para ello. Hay sinaloenses de gran inteligencia y valores para desarrollar un buen papel en las finanzas.

Que así sea.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 + 16 =