Humorismo Semanario No. 1661


Dos matrimonios, uno gringo y uno mexicano estaban jugando cartas, cuando al mexicano se le cayó una carta al piso…

Al agacharse para recogerla vio a la gringa por debajo de la mesa y miró que ella estaba sin ropa interior.
Alterado fue a la cocina a tomar un vaso de agua, la gringa disimuló y fue detrás, llegó y le dijo:
-Y ¿que te pareció?
-Me dejaste sin aire¡¡ – Dijo el mexicano
La gringa, con cara de Lady Gaga, le dijo:
Cualquier día, por 200 dolares podemos hacer lo que quieras.
-Bueno ¡solo dime cuando y donde!
-Mañana en la tarde, aquí en mi casa. Y no te preocupes que voy a estar sola. Mi marido solo llega en la noche. Puedes venir?
-Sí, seguro¡¡¡ Dijo el mexicano todo azorado…
A la tarde siguiente, el mexicano llegó, pagó los 200 dolares y lo que hizo fue digno de un libro Kamasutra tomo II !!
En la noche llega el gringo del trabajo y le pregunta a la mujer:
-Dime la verdad, vino el mexicano hoy en la tarde.
-Sí, le respondió la mujer asustada, pensando rápidamente cómo pudo darse cuenta de lo sucedido.
-Y te dejó 200 dolares???
-Síííí, nuevamente respondió la mujer totalmente en pánico.
-Ahhh que alivio¡.. ese mexicano cabrón, pasó por el trabajo y me dijo: préstame 200 dolares por favor, más tarde te los dejo en tu casa….
-Pensé que me había chingado, pero ya veo que es un buen tipo!!!

chistes-y-mas-mas

Una tarde un famoso y acaudalado licenciado iba en su SUBURBAN cuando vio a dos hombres a la orilla de la carretera comiendo zacate. Preocupado, ordenó a su chofer detenerse y bajó a investigar.
Le preguntó a uno de ellos :
¿ Por que están comiendo zacate, muchacho ?
-No tenemos dinero para la comida -dijo el pobre hombre- Tenemos que comer zacate.
Bueno, entonces vengan a mi casa y yo los alimentare – dijo el licenciado.
Gracias, don, pero tengo esposa y dos mocosos conmigo. Están allí, debajo de aquel arbol.
Que vengan también -dijo el licenciado. Volviendose al otro pobre hombre le dijo:
-Usted también venga, mi amigo El hombre con voz lastimosa dijo:
-Pero señor, yo también tengo esposa y SEIS chamacos conmigo.
Que vengan ellos también -respondio el licenciado…..
Entraron todos en el enorme y lujoso carro, lo que no fue fácil, aun para un automóvil tan grande como la suburban. Una vez en camino, uno de los pobres tipos miro al licenciado y le dijo: Señor, es usted muy bueno. Gracias por llevarnos a todos.
El licenciado le contesto -¡Nombre, no tenga pena, estoy feliz de hacerlo! Les va a encantar mi casa…
¡El zacate esta como de metro y medio de alto!
Moraleja: Cuando creas que un licenciado te esta ayudando, piensalo dos veces, ¡¡¡Por que seguro te va a chingar!!!

INTERROGATORIO*
Ella*: ¿Qué harías si me muero?
Él:* Te guardaría luto.
Ella:* ¿Durante mucho tiempo?
Él:* ¡Muchísimo tiempo!
Ella*: ¿Por qué?
Él:* (serio) Porque te quiero y tu pérdida sería dolorosa para mí.
Ella:* (con una sonrisa) Qué bonito. ¿Volverías a casarte con otra?
Él:* No
Ella:* (con expresión dolida) ¿Por qué no? ¿No te gusta estar casado?
Él:* Sí que me gusta
Ella:* ¿Entonces sí que te volverías a casar?
Él:* (carraspea) Creo que después de haberte guardado luto durante el tiempo suficiente y mi vida volviese a tener sentido, sí.
Ella:* ¿También dormirías con ella en nuestra cama?
Él:* Es de suponer, ¿no?
Ella:* ¿Reemplazarías mi foto por la de ella en la mesita de noche?
Él:* Pondría las dos fotos
Ella:* ¿También tendrías sexo con ella? ¿En nuestra cama?
Él:* (bebiendo un sorbo de café) Seguramente llegaríamos a eso. Supongo…
Ella:* ¿Jugarías también al golf con ella?
Él:* Sí, lo haría
Ella:* ¿Le darías mis palos de golf?
Él:* No, es zurda.
Ella:* ¿¿¿Cómo???
Él:* !!!!Mierd$#%!!!!!

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 − Diez =