Los Puntos Sobre las ÍES… Semanario No. 1659

No es película de horror, es real…!

La victoria lograda por violencia es equivalente a una derrota, porque es momentánea.
Mahatma Gandhi

Recientemente doña Meché Murillo hizo una declaración que molestó al Gobernador Mario López Valdez, al señalar que en Sinaloa estamos viviendo una película de horror.

La respuesta de Malova fue irónica: “a que cine iría la señora…”, tratando de descalificar lo dicho por la respetable señora que es paradigma de lucha por los derechos humanos, por las causas de los mas desprotegidos. Me consta.

Pues bien, les aclaro a doña Mercedes y a don Malova que no, no estamos viviendo una película de horror: ¡Es real!

Es una realidad que estamos viviendo en un Sinaloa donde las autoridades locales se han convertido en cómplices de la delincuencia organizada por omisión, por temor o por intereses.

La cifra de muertos en esta ola de violencia desatada crece día con día.
Tan solo en el primer semestre de este año se eleva la cifra de crímenes violentos a 10,301 víctimas en lo que va del sexenio .

Sinaloa ocupa el tercer lugar entre los Estados con mayor porcentaje del número de asesinatos.

El colmo, la demostración de fuerza y de reto abierto a las autoridades federales la dieron los sicarios que el viernes en la madrugada atacaron al convoy militar que trasladaba desde Badiraguato a Culiacán a un delincuente herido en un enfrentamiento registrado en la sierra de Badiraguato.

Los militares le prestaron las primeras atenciones pero dada su gravedad lo conducían a la capital del Estado para su atención en un hospital.

La historia es harto conocida por nuestros lectores y su difusión ha traspasado las fronteras no de Sinaloa, sino de México. Se esparció por el mundo dando a conocer la fuerza de la delincuencia, su superioridad sobre las autoridades y la violencia que se enseñorea en nuestro Estado.

La historia de los hechos nos dice de la logística que opera la llamada delincuencia organizada y su poder de fuego.

La historia nos indica la omisión de las autoridades locales que llegaron casi una hora después de iniciado el ataque cuando los sicarios ya se habían retirado, según consta en la bitácora interna de la Sedena. Aunque el Gobernador López Valdez dice que las fuerzas policiacas llegaron a los 8 minutos, la realidad, los mismos hechos demuestran que eso no es cierto.

El titular de la Sedena, Gral. Salvador Cienfuegos se trasladó de inmediato a Sinaloa y en el homenaje póstumo a los caídos mostró su furia no solo contra las “bestias insanas” que demostraron su logística para cazar y masacrar a los soldados, sino también fue un reproche a las autoridades federales y estatales.

¿Porqué?

El gobierno federal ha reducido los presupuestos para las fuerzas armadas imposibilitándolas para adquirir mejor armamento y tecnología, mientras que la delincuencia si obtiene mejores y poderosas armas y mejora su logística.

Al gobierno estatal porque ha sido omiso ante la delincuencia, no ha hecho nada para detener la violencia desatada. Le saca la vuelta al problema como lo demostró la ausencia oportuna de las corporaciones policiacas en apoyo a los militares atacados.

Para responder a la afrenta y buscar hacer justicia, la Sedena trajo a Sinaloa 300 elementos del Grupo Aeromóvil de Fuerzas Especiales (GAFES) que de inmediato comenzaron actuar. En las primeras horas de acciones en la sierra de Badiraguato hicieron importantes decomisos de armas, parque y vehículos, aunque no se ha hablado de detenciones o enfrentamientos.

Vamos con todo, nadie está por encima de la ley, ha declarado el Gral. Cienfuegos al afirmar que irán con todo para capturar a los criminales causantes de la muerte de los soldados.

Pero no debe ser solo para eso. Debe ir con todo para devolverle a Sinaloa la seguridad y a los sinaloenses la tranquilidad que se han perdido en este sexenio.

La omisión convertida en complicidad del gobierno de Mario López Valdez se refleja en la violencia que se ha desatado sobre todo en el sur y centro de Sinaloa donde hay dias de hasta 5 o 6 asesinatos.

Y los enfrentamientos, los asesinatos diarios, las balaceras que mantienen aterrados a los habitantes de diferentes sectores de Mazatlán, no los quieren ver ni el Alcalde Carlos Felton ni el Gobernador López Valdez, mucho menos el Procurador o el Director de la Ministerial.

Y mientras el Gobernador trata de minimizar el tema con declaraciones y ofrecimientos de aumentar las medidas de seguridad, las organizaciones como Coparmex, Colegios de Abogados, la ciudadanía demanda, exige respuestas en hechos, no en palabras.

Los enfrentamientos entre criminales no eximen a la autoridad local, ha dicho el Colegio de Abogados “Marco Antonio Arroyo Camberos”. Su obligación es integrar una carpeta de investigación y esclarecer cada uno de los hechos, lo que no se hace. ¡Omisión!

Hay que recordarle al Gobernador y su Procurador que la seguridad a que tiene derecho la ciudadanía sinaloense no se alcanza por decreto, menos con cifras maquilladas como acostumbran.

Al respecto, el ex diputado y dirigente del PAS Héctor Melesio Cuen, afirmó este lunes que en Sinaloa durante el actual sexenio ya van 11 mil asesinatos y mas de 3,000 desaparecidos que seguramente ya están muertos con lo que la cifra se acerca a los 14 mil, cifra a la que hay que agregar a las otras víctimas de esta violencia: los familiares de asesinados y desaparecidos.

Por eso insisto: No doña Meche, no estamos viviendo una película de horror.

¡Es real… es la realidad!

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis + 9 =