Estados Unidos inicia las evacuaciones ante la llegada del huracán Matthew

Más de dos millones de personas viven en zonas que pueden verse afectadas a partir del jueves

Zonas costeras de Florida, Georgia y Carolina del Norte y del Sur han iniciado los preparativos y evacuaciones ante la llegada del poderoso huracán Matthew, que se espera se aproxime a la costa este de Florida en la tarde del jueves, aunque sus efectos podrían empezar a sentirse horas antes.

Según el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Miami, se cree que Matthew avanzará “muy cerca de la costa este de la península de Florida” a partir del jueves y hasta la noche del viernes. En el último parte del miércoles, el CNH pronosticó que en las próximas 24 a 36 horas se “reforzará”, con lo que para su llegada a Florida, está previsto que el huracán alcance de nuevo la categoría 4 de un máximo de 5 en la escala Saffir-Simpson, es decir, con vientos de entre 210 y 249 kilómetros por hora.

florida

Más de dos millones de personas viven en zonas que potencialmente tendrán que ser evacuadas a causa de un huracán que ya ha causado estragos en Haití, Cuba y, este miércoles, Bahamas. El presidente, Barack Obama, urgió a la población que se espera pueda verse afectada a que no trivialice una amenaza “seria” y que haga caso de las órdenes de evacuación que den las autoridades locales. Unas notificaciones que ya han comenzado.

En Florida, que está bajo vigilancia de huracán y de tormenta tropical, el gobernador, Rick Scott, ordenó que se inicien los preparativos para evacuar unas zonas de la costa este del Estado en donde residen 1,5 millones de personas.

“Tenemos que estar preparados para ser alcanzados por un huracán catastrófico”, advirtió en rueda de prensa. Matthew, subrayó, podría provocar “una destrucción masiva no vista en años”.

En algunos condados de Florida, como los de Palm Beach o Brevard, ya han comenzado las evacuaciones obligatorias, mientras que en otros sigue siendo una opción voluntaria, aunque podría ordenarse la marcha por la fuerza de los residentes en las próximas horas. Solo en Palm Beach, más de 150.000 personas han recibido en las últimas horas una orden de evacuación obligatoria, informa Efe.

Un total de 12 condados están en zona de evacuación, incluido Miami-Dade, aunque ahí solo rige la evacuación voluntaria para aquellas personas que se alojan en viviendas frágiles como tráilers o autocaravanas. Scott ha activado además a 2.500 miembros de la Guardia Nacional para que ayuden en los preparativos y la respuesta ante la llegada de Matthew, que también ha provocado el cierre de numerosas escuelas este jueves.

Matthew avanzaba este miércoles por Bahamas con vientos máximos sostenidos de 185 kilómetros por hora, lo que lo convierte en un huracán de categoría 3. Sin embargo, según el CNH, la proyección es que vuelva a intensificarse “avanzada la noche y el jueves”, cuando empezará a acercarse a la costa estadounidense.

En previsión, también la gobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley, ordenó este miércoles el comienzo de la evacuación obligatoria de las zonas costeras de la histórica ciudad de Charleston y de Beaufort. La medida, que seguirá ampliándose el jueves, afecta ya a más de un millón de personas, según France Presse.

“Pido a todos que recen por sus conciudadanos y que sigan cuidando de sus vecinos. Y que tengan precaución”, dijo Haley en rueda de prensa al explicar las evacuaciones y las medidas de precaución tomadas, como el mantenimiento de rutas de escape abiertas para las zonas más afectadas.

En Georgia, las evacuaciones son por el momento voluntarias y solo rigen para seis condados costeros, aunque el gobernador, Nathan Deal, ha ordenado la declaración del estado de emergencia para un total de 30 condados. “Insto a los residentes en las zonas afectadas a que mantengan la calma, estén preparados y tomen decisiones informadas y responsables mientras seguimos vigilando el camino del huracán Matthew”, dijo Deal. Su par de Carolina del Norte, Pat McCrory, solicitó por su parte a Obama una declaración federal de desastre para agilizar las ayudas ante los daños que se prevé causen las fuertes lluvias pronosticadas a causa de Matthew en este Estado.

La Fuerza Aérea estadounidense empezó el traslado de sus aviones de sus bases en Florida, Virginia y Carolina del Norte, en previsión de los efectos de Mattew. También está cerrando algunas partes de la Base Conjunta de Charleston, en Carolina del Sur, destacó AFP.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × uno =