Los Puntos Sobre las ÍES… Semanario No. 1658

El debate Hillary-Trump…

Los hombres entienden las discusiones como el arte de hacer callar al adversario; las mujeres como el arte de no dejar la posibilidad de hablar.
Fritz Eckhardt

El debate de los candidatos a la Presidencia de los Estados Unidos nos mostró varios aspectos muy interesantes.
Uno de ellos, lo que es un verdadero debate, sin acartonamientos ni la serie de limitaciones que se imponen a los ejercicios similares que se realizan en México en todos los debates de candidatos a puestos de elección popular.
El INE debería aprender del ejercicio norteamericano lo que es un verdadero debate, que atraiga la atención del electorado en lugar de los acartonados simulacros que nos han presentado.
La percepción que, a nuestro particular juicio, dejó el debate de la candidata demócrata Hillary Clinton con el republicano Donald Trump, fue que se impuso la experiencia política de la señora y se exhibió la soberbia y desesperación rayana en la impotencia del republicano que dice querer un mejor país pero ni siquiera paga impuestos, como se lo echó en cara la señora Clinton.
La candidata demócrata exhibió la xenofobia y misoginia del ambicioso aspirante cuando le recordó que le encantan los concursos de belleza pero que llamó “Señorita Peggy” (en referencia a una puerquita) a una concursante y luego le dijo “Miss tareas domésticas” tan solo porque era latina, resultado que se trataba de Alicia Machado, ganadora de Miss Universo, el concurso del que mismo Trump era concesionario, la que hoy es ciudadana norteamericana.
Durante el debate, Trump intentó atacar a Hillary pero todo se le revertió.
Ella iba bien preparada y en todo momento esbozaba una amplia sonrisa.
Tanto al escuchar los señalamientos y descalificativos de Trump como al responderlos.
Esa sonrisa en muchas ocasiones reflejaba ironía de ella hacia él.
Como cuando Trump, queriendo hacer alusión al problema de salud que tuvo recientemente Hillary le dijo que se necesitaba mucho aguante para ser Presidente.
La respuesta: “Cuando haya visitado a 112 países negociando acuerdos de paz, un alto al fuego, la liberación de disidentes, o cuando haya pasado 11 horas testificando ante el Comité del Congreso, entonces me puede hablar de aguante…”
El rostro de candidato republicano se descomponía. Le temblaba la mano al tomar agua.
Mientras el rostro de Trump era una mueca el de Hillary se observaba rosagante, con la sonrisa a flor de labios.
Estaba pegando en el blanco y su rival se desmoronaba.
Insisto, esa es mi apreciación personal del debate.
Quizá usted, amigo, amiga lectores piensen diferente como sucede con los “analistas” norteamericanos.
Allá en el vecino país, columnistas, analistas y hasta los mismos medios afines de Trump no le vieron ninguna falla, ningún temblor, sino todo lo contrario y lo declaran vencedor.
Lo contrario ocurre con los afines a Clinton. Ella fue la absoluta ganadora.
Pero los imparciales comentan que vieron a un Trump impreparado, con todos los defectos y xenofobias que ya se le conocen, mientras que en Hillary vieron a una mujer preparada no solo para el debate.
Es mas, ella misma lo dijo cuando Trump le señaló que mientras él recorría Estados haciendo campaña ella estaba encerrada. Si, le respondió Hillary, “me estaba preparando no solo para el debate. Estoy preparada para ser Presidenta de los Estados Unidos de América”.
Los expertos de los medios de comunicación reconocidos por su imparcialidad tuvieron la misma percepción que les comento: “Hillary ganó el debate”.
Y también coinciden, después de observar el comportamiento del republicano en que Donald Trump no tiene carácter para ser presidente.
Aquí en México, los analistas de los medios nacionales también coinciden en que la ganadora fue Hillary pues llegó preparada, se mostró presidencial y conocedora de todos los temas del debate.
Todo lo contrario de Trump a quien se le señala de calificarnos a los mexicanos como ladrones de puestos laborales, además de lo expresado a lo largo de su campaña “que les enviamos a asesinos, ladrones narcotraficantes, etc.”
Los números de las encuestas comienzan a subir en favor de Hillary mientras caen los de Trump.
Habrá que ver que artimañas saca el “loco del muro” para los próximos dos debates.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 + veinte =