Tiempo de Guasave Semanario No. 1657

MUY COMPLICADA. Las actuales circunstancias que enfrenta la administración del municipio de Guasave, convierten en una red de complicaciones la ya de por si adversa situación por trabajadores sindicalizados del Ayuntamiento, unidos a los empleados eventuales, las puertas, todas, de acceso a las oficinas del palacio y las no centralizadas, fueron tomadas, evitando la entrada de cualquier persona, incluyendo a los funcionarios de todos los niveles de gobierno; con esto, las cosas llegan a su máxima expresión en busca de la solución de diferentes problemas que al final de cuentas son todos de carácter económico. Ante la presión de tres días de paro, el gobierno municipal se comprometió a pagar cuando menos tres quincenas de las seis o siete que se les adeudaba a los eventuales, cumpliendo dicho compromiso, lo que hizo que estos se retiraran de la toma de oficinas, pero más tardaron estos de retirarse, que los trabajadores de confianza tomaran su lugar, exigiendo estos, el pago de las ocho quincenas que se les deben, incluyendo la primera del mes de septiembre. MIENTRAS, las manifestaciones físicas del movimiento de huelga llegan a su máxima expresión, el gobierno municipal enfrenta en el tercer día de huelga, la toma de la carretera México 15, a la altura de la sindicatura de Ruíz Cortines, convirtiendo la situación en un problema que ahora si incluye a las autoridades del estado y federales. Los ciudadanos de la importante sindicatura –una de las que genera más ingresos al municipio, en impuestos de predial, predial rústico y hasta los impuestos de carácter federal– se manifestaron si usted quiere de manera radical, pero por lo que se ve se cansaron de ser premeditadamente olvidados por el gobierno municipal, y optaron por tomar la carretera conocida como internacional, creando un caos vial, que duró cerca de cinco horas, afectando a terceros que nada tenían que ver con los problemas de la administración municipal. Hubo críticas a los hechos en Ruíz Cortines, especialmente desde los municipios que colindan con Guasave, acusando unos y otros la falta de aplicación de la ley, aún cuando fueron detenidas 17 personas que se les encontró en flagrancia, y que casualmente fueron detenidas por policías de Ahome y del Estado, al mando de Gerardo Amarillas, Director General de Seguridad Pública y Tránsito Municipal de Ahome, –que no sé qué tiene que ver con su intervención en otro municipio– sólo que lo ampare su segunda “cachucha” de Coordinador de la Policía Ministerial. La cuestión es que ahora la lucha de los “Ruízcortinenses” será por la liberación de los vecinos detenidos, y por la mejora del servicio de agua potable. El problema se está resolviendo con bombas de agua proporcionadas por JAPAMA de Ahome, JAPAC de Culiacán, y por parte de CONAGUA, una bomba portátil y cinco pipas para repartir agua en los hogares de la sindicatura y comisarías, en tanto llega una bomba nueva de la ciudad de México, que permitirá dar servicio a la cabecera de la sindicatura y alrededor de diez comunidades de su influencia directa. Atemperado este problema, las actuales circunstancias en la toma de Palacio, se tornan difíciles de entender. Ahora, los empleados de confianza, que antes permanecían en silencio y trabajando, por razones muy obvias, se manifiestan físicamente y exigen el pago de sus emolumentos, al ver que “el mundo se les viene encima” a los responsables de la actual administración, y quieren asegurar cuando menos lo que se les debe por su trabajo, durante los últimos cuatro meses. Al parecer no les interesa seguir los últimos tres meses que le faltan al actual gobierno. EN OPINIÓN DE MUCHOS CIUDADANOS, lo que está sucediendo en Guasave, es un retiro de las autoridades en funciones, con el mezquino interés de dejar hundido al Ayuntamiento, pues en su inevitable caída política “no quieren irse solos, quieren irse acompañados”. SIN EMBARGO, seguidores o no, del actual gobierno, otro ciudadanos piensan que las circunstancias golpearon con dureza y sin recursos de defensa a la administración de Leyson Castro, esto, dijeron, lo obliga a cerrar su administración de la manera más saneada que se pueda, pero sin dejar en una trampa a los que vienen a sustituirlo. Desde su punto de vista, la “planchada” actitud del dirigente sindical de los trabajadores del Ayuntamiento, en donde ya traían las lonas rotuladas en donde manifiestan que “el gobierno de Guasave y el IMSS. ya habían hecho su trabajo”, y que la bolita, responsabilidad o papa caliente la tenían los regidores, olía a compra-venta entre el gobierno y los sindicalizados, pues de aprobar el crédito de los recursos que todavía no son ni calculados, para solucionar el problema con el Seguro Social, dejaría en franca indefensión a los que llegarán en la próxima administración. El líder de los sindicalizados apela a la buena voluntad del cabildo, como si aprobando el “gran mordisco” de las participaciones federales les augurara un promisorio futuro a sus representados. No sabemos, dicen estos ciudadanos, si la actitud del líder se deba a algún “cañonazo” de los que hablaba Plutarco Elías Calles, o a que el propio líder está a un tris de jubilarse. Hasta ahí la dejamos, el tiempo nos dirá las razones del comportamiento de todos los actores de esta película. NO SE OLVIDEN DE LA CRUZ ROJA, Y DE LOS BOMBEROS TAMPOCO. H.P.S.D.Q.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 + diecinueve =