Diálogo Deportivo Semanario No. 1656-A

Melissa García Rojo, es una consumada deportista y ejemplo nacional en valores.

Estudia para maestra normalista y ya hace su servicio social en conocido plantel de preprimaria.

Es hija del sindico de Quilá, Sinaloa, Marco Antonio García, uno de los mejores atletas de Sinaloa y de México codeándose con figuras de antaño como Rodolfo Gómez, Raúl González, Carlos Mercenario, entre otros del atletismo y la marcha nacional y mundial.

Melissa, es alta y delgada con una mirada inteligente y tiene seis años participando en eventos atléticos. El pasado 8 de septiembre ganó la pedestre de San Loreto con trayecto de 11.5 kilómetros de El Salado a Quilá en su categoría.

Una keniana la ganó en lo general.

“Me he estado preparando a fondo, aunque mis estudios en ocasiones me impiden entrenar” dijo.

Corre cinco kilómetros diarios de lunes a viernes, come frutas y verduras, además de carnes y mariscos, más lácteos, que la mantienen en buena forma mental y físicamente.

“El atletismo es de entrega total en los entrenamientos y el estilo de vida, me pierdo de salir con mis amigas y amigos a eventos sociales o antros, pero me apasiona el deporte y eso lo recompensa” menciona.
Indica que se siente bien y está contenta con los triunfos que ha obtenido, en diversas competencias y que pronto servirá a la niñez pro medio de la docencia.

Felicitamos a la futura maestra sinaloense.

DUELO DE GANCHOS EN CORTO Y JABS ENTRE LOS BOXEADORES CARLOS CUADRAS Y ROMAN “CHOCOLATITO”GONZÁLEZ.

Siempre dijimos que Carlos Cuadras no debería enfrentarse a Román”Chocolatito” González porque perdería la corona universal de peso supermosca avalada por el Consejo Mundial de Boxeo y le atinamos.

Lo que nunca predijimos es que los jueces como ya se hizo costumbre en Estados Unidos ven otra pelea, están como en Japón.

Cuadras no merecía perder. Su corte de la ceja derecha en el noveno episodio con un jab del nicaraguense hizo la diferencia.

En cambio Román salió con los ojos casi cerrados, o sea los pómulos inflamados, producto de los incesantes golpes que le conectó el originario de Guamúchil, Sinaloa.

Fue una pelea de toma y daca. Casi encarnizada salvo que Cuadras en ocasiones se alejaba con base en su juego de piernas. Tiene altura y alcance y cayó en el error de la pelea en corto y se enfrascó en los primeros cinco rounds en la pelea en corto con ganchos al hígado que lo minaron y empezó a respirar por la boca y mostrar el protector bucal.

Luego ambos emplearon bolados, jabs y derechos y golpes rectos que le entraban en su cara, ya que baja los guantes y deja descubierta su parte superior de su cuerpo.

El hombre de Managua, Nicaragua, con un mánager más experimentado, usaba el contragolpe y metía sus manos a placer en las partes blandas y cara del sinaloense Cuadras.

Cuadras, hacía repeticiones de ambas manos en la zona abdominal de González, que parecía no salir afectado. Cuando Cuadras, se decidió atacar en la faz del llamado “Chocolatito” y empezó a minarlo. Quizás demasiado tarde ya que las tarjetas de todos los jueces daban ventaja al nicaraguanse.

Conocedores del boxeo como Roberto Durán consideraron que el triunfo era de Cuadras y nosotros consideramos que un empate era justo y eso le permitía seguir de campeón.

Los jueces, de hoy se van por el más rentable boxeador y aunque ambos estaban invictos de subir al ring, Román es más conocido y obtuvo su cuarto título mundial superando los tres del extinto boxeador su compatriota Alexis Arguellos, quien prefirió suicidarse a seguir en este mundo convulso, en su óptica mental.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres + 20 =