Humorismo Semanario No. 1656

Llegan dos inditos con el cura a bautizar a su hijo, y les dice el cura
-Que nombre le pongo al niño
-Batman
-Y el cura les dice no, no puedo ponerle ese nombre
-Y dice el Indito entonces pongale Superman
-Y el cura dice por favor escojan un nombre de pila.
-Y ENOJADO YA EL INDITO LE DICE ENTONCES PONGALE DURACELL!.

Va un Indito a visitar a su compadre al hospital porque estaba bien golpeado y le pregunta
– ¿Que le paso compadre?
– Mire, (enseñandole una rajada en la cabeza) ve esto compadre, pues fue hecho con un cuerno de jirafa, (y el otro compadre se queda asombrado).
-Mire (enseñandole un moretón en el estomago) ve esto compadre, pues fue una patada de caballo salvaje.
-Mire (enseñandole un orificio en la parte superior de la espalda) ve esto compadre, fue un cuerno de rinoceronte.
Y el otro compadre no resiste la tentación y le pregunta:
-¿Pos donde andaba compadre? ¿En un safari?
-No compadre, me resbale del carrusel.

– Te prevengo, dice el hombre a la mujer con la que pronto se ha de casar, soy celoso incluso sin razones.
– No te preocupes, querido. Conmigo no lo serás nunca sin razón.

En clase de religión le pregunta la profesora a Pepito:
-¿Sabes cuanto tiempo estuvo Adán en el paraiso?
-Pues supongo que hasta mediados de septiembre más o menos…
-¿Por qué dices eso?
-Pues porque aquí las manzanas maduran sobre esa fecha…
Dos borrachos están en un velatorio y ven entrar a un viejito de unos 80 años en silla de ruedas. Entonces uno le dice al otro:
–¿Sabés cómo le dicen al ancianito?
–No, ¿Cómo le dicen?
–“Película a estrenar”.
–¿Por qué?
–Próximamente en esta sala.

Un niñito de tres años fue con su papá a ver una camada de gatitos recién nacidos. De regreso a casa, le informó apresuradamente a su mamá que había dos gatitos y dos gatitas.
“¿Cómo supiste?” le preguntó su mamá
–“Papá los levantó y miró por debajo,” replicó el niño. “Creo que allí tienen la etiqueta.”

Mamá, si Dios nos da de comer, la cigüeña trae a los niños de Paris, y Santa Claus y los Reyes Magos nos traen los regalos… Me quieres decir entonces ¿¿ para qué sirve mi padre en esta casa ??.

Una rubia entra en un banco.
– Hola, buenas días, quería cobrar este cheque.
– Podria identificarse, por favor ?
La rubia se queda parada un momento con cara pensativa y se mira en un espejo:
– Si, soy yo, claro que me reconozco.

– Mamá, hasta en mis sueños me dicen gorda.
– Tranquila hija, solo son pesadillas.
– ¡¿QUESADILLAS?! ¿Dónde, dónde?

Un esposo le dice a su mujer
-Amor tienes cuerpo de diosa
-Hay amor que tierno
-Si pareces a Buda

En una fiesta de disfraces:
Amigo, Qué bonito tu disfraz de vaca!
Soy un dálmata!

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince + dieciocho =