Diálogo Deportivo Semanario No. 1655

 

Unknown date; Pittsburgh, PA, USA; FILE PHOTO; Pittsburgh Pirates outfielder (21) Roberto Clemente poses for a portrait. Mandatory Credit: Photo by Malcolm Emmons-US PRESSWIRE (c) Copyright Malcolm Emmons

ROBERTO CLEMENTE

Diego Alonso Paredes es un jovencito culiacanense que ya está en el Centro de Alto Rendimiento en la Ciudad de México.
Y…¿qué hace allá’? preguntará usted amable lector@. Este muchachito, de casi dos metros de estatura, a sus 17 años es uno de los mejores basquetbolistas de Sinaloa, en el terreno amateur, quien no tarda en integrarse a un equipo profesional de Estados Unidos.
Lo interesante de este asunto es que, Paredes Ramos, fue concentrado por unos españoles en el CNAR (Centro Nacional de Talentos Deportivos y de Alto Rendimiento) que tienen, desde 2001, convenio con la Conade, para hacer surgir a las nuevas figuras del deporte y en este caso en el baloncesto internacional.
Recordemos que los españoles han adquirido un excelente nivel en el citado deporte de las canastas. Un scout observó a Diego Alonso y lo reclutó como parte de las fuerzas básicas de un equipo de Estados Unidos, que tiene convenio con un miembro de la Asociación de Clubes de Basquetbol de España.
Un futuro prometedor, sin duda alguna. Ahora falta que pase la prueba en Estados Unidos. No únicamente se necesita estatura, sino mucho talento.
Talento que se demuestra en los entrenamientos y sobre todo en las duelas. Su abuelo, Francisco Paredes Velázquez, el nayarita que se enamoró de la tierra de los tres ríos y que fue uno de los mejores entrenadores y jugadores de este deporte, está contento y confiado en que su nieto llegue primero a un equipo español. Todo apunta al Barcelona.
O, en todo caso, quedarse en Estados Unidos. Su fortaleza, estatura e inteligencia sacarán adelante a Diego Alonso, de eso no hay duda.
Aquí en el basquetbol sinaloense ha sido campeón y hasta los Caballeros de Culiacán del CIBACOPA deseaban reclutarlo y tenerlo como una opción en el futuro; pero su abuelo se opuso hace un año y el tiempo justificó su posición. Ahora, el futuro de Paredes es más prometedor. Todo por el excelente consejo de su abuelo Francisco Paredes Velázquez.
El futuro dirá la última palabra y su desempeño también.

ROBERTO CLEMENTE IRRADIABA GENEROSIDAD
COMO HUMANO; FUE FIEL A PIRATAS
En 1972 hubo un terrible y devastador terremoto en Managua, Nicaragua y el beisbolista puertorriqueño Roberto Clemente, mostrando solidaridad, viajó a ese lugar en un una aeronave rentada.
Antes de llegar la nave se desplomó y cayó al mar causando la muerte de sus ocupantes, incluido el propio pelotero.
Una tragedia que puso de luto al beisbol mundial y en especial a los Piratas de Pittsburgh, con quienes había jugado desde 1955 a 1970.
Fue el jugador más valioso en 1966 de la Liga Nacional con Piratas; conectó 3 mil hits, 240 bambinazos y porcentaje de por vida en las Ligas Mayores de .305.
En su haber tuvo cuatro títulos de bateo y ganó 12 guantes de oro y fue doce veces Todos Estrellas.
Los Piratas, y sus aficionados lo tenían como ídolo indiscutible. Los lanzadores contrarios lo respetaban y en pocas ocasiones lo ponchaban. Su tremendo bateo ocasionaba tumultos en los estadios donde se presenta.
Si tomamos en cuenta de que en tres mil hits 240 fueron de vuelta entera estamos hablando del 8 ciento de sus extrabases.
No habrá otro Pirata como Roberto Clemente. En Pittsburgh en su estadio hay un monumento y en Puerto Rico, también.
Su generosidad lo llevó a su tumba eterna: el mar del Océano Pacífico. Jamás fue encontrado. Los grandes hombres son solidarios y Roberto Clemente pensaba llegar con los víveres y medicinas que transportaba en esa nave, que jamás llegó a su destino.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 + nueve =