Breves del Évora Semanario No. 1654

Si nos preguntamos ¿por qué en Mocorito predominan los jóvenes “alterados” (narco-moda)? La respuesta es muy sencilla. Basta con pasar un fin de semana en el Pueblo Mágico para darse cuenta que la narco-cultura no tiene rival. El tema es tristemente a nivel nacional, dicha moda se esparció por todo el país. Pero afortunadamente en algunas regiones se combate brindando otras opciones u actividades para los jóvenes, ya que son los más afectados y vulnerables, debido la ignorancia que todo ser humano tiene a temprana edad. Son las artes y deportes los principales antídotos contra ese mal, ambas requieren de disciplina, estudios que enriquecen el intelecto humano, los mantiene ocupados y les proporciona herramientas para tener un futuro mejor y más prospero que el que ofrece la narco-cultura, la cual es todo lo contrario, llevando a los jóvenes directamente vivir un futuro de sufrimiento, decadencia intelectual y muchos casos a la muerte.

En el caso de Mocorito,  actualmente las artes y el deporte brillan por su ausencia en las administraciones de gobierno tanto municipal como estatal. Esta muy claro que a nuestro presidente “Pepito” Quiñonez “El Mala-Paga” (Que sigue sin querer pagarle a los ex policías) no le interesa en lo más mínimo ambas actividades y sobre todo el deporte, el cual está más atrasado que las artes. Y como no le interesan, obviamente sus funcionarios solo están de parapeto, agusto, llevándosela leve, tranquilamente y cobrando su buena feria cada quincena. Tanto Walter Ibarra, Director de Deportes como José José Norzagaray Director de Cultura, posiblemente no son culpables, en caso de no tener recursos para trabajar dichas áreas, ya que en numerosas ocasiones en las calles del pueblo, dicen los defensores de estos personajes, que el ayuntamiento no les da recursos para trabajar. En cultura solo se miraba un pequeño grupo de danza infantil y es todo. En deportes la cosa sí esta jodida, ahí si hay muchas quejas, desde la  falta de apoyo para ligas infantiles de beis-ball, hasta el poco apoyo en la liga nocturna categoría libre. Varias veces han comentado que en la categoría infantil no hay apoyo para pelotas y mucho menos para manillas y bates, los pequeños juegan y entrenan con equipo prestado de un particular. En cuanto a futbol, se acabaron los grandes torneos municipales, hoy apenas se llevan a cabo torneos pequeños de futbol uruguayo y la mayoría de las veces organizados por personas ajenas a la administración municipal, el patrocinio para uniformes y árbitros esta por cuenta de los deportistas.

Lo que más duele, es lo sucedido en el baloncesto, lleva casi una década sin apoyo, deporte que tenía muy buena aceptación en Mocorito y se llevaban a cabo buenos torneos en el ya desaparecido parque del centro, el cual fue demolido para construir un hemiciclo, en donde hasta ahora lo usan para realizar actos cívicos 5 veces al año cuando mucho. Los basquetbolistas tuvieron que emigrar al municipio hermano de Salvador Alvarado y seguir practicando dicho deporte.

Breves1#1654

Y como si esto no fuera suficiente para humillar a quienes optaban por practicar baloncesto, apenas esta semana les echaron limón en la herida. Resulta que a un grupo de basquetbolistas mocoritenses se les ocurrió la noble y productiva idea de llevar a cabo un torneo regional con cede en el Pueblo Mágico, donde participarían equipos de Angostura, Salvador Alvarado, Badiraguato y por supuesto que Mocorito, en categorías infantil, femenil y libre.

Qué chulada, de nueva cuenta la gente del pueblo poniéndole la muestra al gobierno. Bien dicen que hace más el que quiere,  que el que puede. Todo pintaba para un buen evento deportivo familiar y que hasta llamaría la atención de visitantes (Sin necesidad de pagarles camión y comida como a otros) , pero aunque ustedes no lo crean, cuando los organizadores se acercaron al Director de Deportes Walter Ibarra, no fueron apoyados, a pesar que no se le pidió apoyo económico, ni patrocinio para uniformes, mucho menos comidas, es más..ni agua le estaban pidiendo, solamente que dieran “chance” de pintar las líneas de la cancha y subir los tableros a la altura reglamentaria, ya que ni eso estaba bien. Lejos de que el Director de Deportes apoyara dicho evento, no se sumó ni con ayuda ni mucho menos intercediendo para la realización del evento. Walter Ibarra simplemente no se interesó en lo que realmente es su obligación: Apoyar el Deporte.

Lo único que podemos rescatar del penoso incidente deportivo, es que Mario León de Obras Públicas al final les “echó la mano” y dio luz verde para las peticiones de los organizadores.

Como ya lo decíamos, es una tristeza que tanto en deportes como las artes no caminen y progresen en Mocorito. Y lo más triste es que existan funcionarios como el Director de Deportes, ya que por lo menos José José Norzagaray de cultura, no hace ningún evento cultural pero por lo menos deja que Asociaciones Civiles y Fundaciones como la del Dr. Enrique Peña Gutiérrez, Dr. José Ley y Acciones en Búsqueda de Sonrisas, hagan la chamba cultural que le corresponde al municipio, bien dicen que mucho ayuda el que no estorba para José José y ahora sí que para Walter Ibarra “ni picha, ni cacha y ni deja batear”… pero en el baloncesto.

Con estas acciones, queda más que claro y respondida la pregunta inicial, ¿Por qué los jóvenes prefieren la moda de la narco-cultura? Tal parece que no tienen muchas opciones con los gobernantes, les destruyen canchas, y en otros deportes no hay apoyos, ni incentivos, en las artes ni se diga. Es por eso que si ustedes pasan una tarde dominguera en Los Álamos o una noche en el bulevar, verán a tantos jóvenes paseando en sus carros, ebrios, cantando a pecho abierto narco-corridos, barbas de tres pelos y mirada de “vato” pesado. Claro que para la narco-moda no hay escuelas, ni cursos pero se sienten identificados al escuchar en los corridos, en donde sus ídolos de la mafia fueron pobres, no estudiaron y ahora se pasean con feria en “trokas” del año al lado de una “plebita” y pues que obviamente vale la pena morir con la pechera bien puesta defendiendo al señor (Al jefe…no crean que a Cristo). En pocas palabras, de perdida la mafia les dedica canciones, dando la esperanza de salir de pobres, y con eso tienen. En cambio el gobierno que tanto critica la narco-cultura, lejos de darle una esperanza a los jóvenes y la población en general, cada vez más les corta las alas.

Definitivamente las artes y los deportes han perdido la batalla en Mocorito y sólo queda una esperanza. Ahora sólo falta esperar a que nuestros jóvenes dejen la moda de la narco-cultura y opten por una reciente moda menos dañina que la anterior…la de cazar pokemones, y no es sarcasmo, no tiene nada de provecho pero al menos no los pone en las manos de la muerte. Así de ridícula y penosa es la situación en Mocorito.

Gracias por tus comentarios y correo, todos son tomados en cuenta, comparte en WhatApp y Facebook.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 − dos =