Los Puntos Sobre las ÍES… Semanario No. 1652

El juego de las cifras…

“No deshonra a un hombre equivocarse. Lo que deshonra es la perseverancia en el error”. Benito Juárez García

Ha sido característica del gobierno de Mario López Valdez tratar de engañar a la ciudadanía con estadísticas, con el uso de cifras comparativas con la administración anterior para negar sus fracasos en problemas que lastiman a la ciudadanía como son la violencia y la falta de justicia.malova malo

Aclarando, no es el único en usar cifras trucadas. También el gobierno federal acude a ese recurso para hacerle creer a la ciudadanía que vamos mejorando, que estamos avanzando, cuando la inflación y con ella la miseria siguen creciendo.

Ahí tenemos las diferencias entre el INEGI y CONEVAL sobre las mediciones de los índices de pobreza en México.

Pero volviendo al caso de Sinaloa, la Procuraduría General de Justicia del Estado presenta estadísticas sobre los asesinatos que a diario se cometen en Sinaloa, que no reflejan la realidad. No aparecen todos, menos los “levantados” o desaparecidos que por lo general se convierten en asesinatos y ni aún así los consideran en sus estadísticas.

De ahí se ha agarrado, aumentándole lo que su frivolidad le indica, el Gobernador López Valdez para insistir en que la criminalidad se ha abatido en Sinaloa, mas desde que contrató a su pájaro negro (“con blancas palomas no se puede combatir el crimen”, dijo), citando cifras comparativas.

Como aquella de que este año el mes de julio cerró con 81 asesinatos mientras que el mismo mes pero de 2010, el último de Jesús Aguilar Padilla, hubo 220 muertos.

Pero lo que no dice es que el sexenio aguilarista registró 6,626 asesinatos y que al 31 de julio, cinco meses antes de concluir su sexenio, suman ya 7,149 los asesinatos, es decir 523 mas que en los seis años de Aguilar.

Y eso sin sumar los “levantados” o desaparecidos que no aparecen y presumiblemente fueron asesinados.

Ahí están los 70 restos que han localizado las rastreadoras, que corresponden a “levantados” y asesinados en este sexenio y que no entran a las estadísticas malovistas.

Este martes fue ejecutado el ex Presidente de Rosario, Roberto Rodríguez Ontiveros. Lo levantaron en pleno día en una avenida de la cabecera rosarense, se lo lllevaron, lo mataron con “cuernos de chivo” y y tiraron su cuerpo en el camino Chilillos-Matatán.

Roberto era un hombre de trabajo. Fue alcalde de Rosario, dirigente agrícola y últimamente funcionario de la Conagua en esa región

De nuevo el anuncio del Gobernador de que “se va a investigar a fondo”, como muchos que ha hecho y jamás se ha llegado a ese fondo.

Unos días antes, en Culiacán asesinan a Hugo Rubén Castellanos, Director nacional del concurso “Miss World México” que horas antes había celebrado la etapa estatal, crimen que atrae la atención internacional sobre la violencia en nuestro Estado. Y otra vez la misma cantaleta: “se va a investigar a fondo”

La semana anterior una oleada de asesinatos sacudió a Mazatlán y, preocupado por la joya de la corona turística de Sinaloa envía al puerto al comandante Aguilar Iñiguez, “Chuy Toño”, para “que le pegue una espulgada y una limpiada a Mazatlán porque es ahí donde mas nos afecta la inseguridad…”

Y en el resto de Sinaloa?

Nada mas ahí cerca, donde asesinaron al ex alcalde Roberto Rodríguez, sierra arriba todos saben de la presencia de peligrosos grupos delincuenciales.

También ahí cerca del puerto, de La Noria y El Quelite hacia arriba, no muy lejos del puerto la delincuencia opera con total impunidad. Asaltan, roban, matan. toman pueblos y ninguna autoridad, así, NINGUNA, se atreve a entrar en su persecución.

En Culiacán el crimen sigue a la orden del día.

El crimen no para. La impunidad está presente muy por arriba de la justicia.

Y es hasta ahora cuando López Valdez “reconoce” que “en los últimos 10 meses se ha estado perdiendo la tendencia a la baja que traía desde el 2011”.

Ah! pero vuelve a sus cifras comparativas: “pero que estamos a la mitad de los 13 mil muertos del sexenio pasado”.

Si, leyó usted bien, dijo 13 MIL DEL SEXENIO PASADO, cuando la realidad nos dice que fueron 6,626.

Otra mentira mas, otro manejo caprichoso, como es su costumbre, de las cifras.

Y estamos hablando solo de asesinatos, no de otro tipo de delitos como los asaltos y el robo de vehículos de los que no se escapan ni funcionarios ni sus familiares.

Recientemente una hermana del Gobernador y su familia fueron interceptados y despojados de su camioneta en la autopista “La Costera” a la altura del poblado Bacatete, municipio de Mocorito.

Pero según las cifras del Gobernador y su inservible Procurador, “en seguridad andamos bien”.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Doce − 9 =