Los Puntos Sobre las ÍES… Semanario No. 1651

La economía popular en picada…

Yo creo que el mejor medio de hacer bien a los pobres no es darles limosna, sino hacer que puedan vivir sin recibirla. Benjamin Franklin

Lo advertimos en nuestro artículo del 7 de julio pasado refiriéndonos al incumplimiento del Presidente Enrique Peña Nieto al compromiso de que a partir del 2015 no habría mas gasolinazos y que las tarifas de energía elécrica irían a la baja, compromiso reiterado en octubre pasado advirtiendo que en enero solo habría un aumento leve del 3% y nada mas, durante el 2016.

Decíamos en ese artículo que a finales de junio el gobierno federal nos sorprendía echando por tierra los compromisos del Presidente al anunciar, primero aumentos en los precios de las gasolinas: 24 centavos a la magna y 34 a la premium, dejando sin incremento, por ahora, el precio del diesel y los distribuidores de combustibles, entraban al quite declarando que ese “ajuste” no superaba los precios vigentes en diciembre del 2015 cuando la magna costaba 13.57 y ahora se iba a 13.40 por litro; la premium que andaba en 14.38 quedaba en 14.37 y el diesel estaba en 14.20 contra 13.77 actual, si mas bajo que el anterior.

En ese entonces advertíamos que se trataba de ligeras diferencias a la baja pero que la puerta estaba abierta para otros incrementos, que todo indicaba que habría mas y lo que vendría después sería peor.

Hoy vemos que no andábamos errados en nuestras previsiones y con agosto nos llegan nuevos aumentos, no solo en las gasolinas sino también en la energía eléctrica.

La gasolina magna que en diciembre costaba 13.57 sufrió un aumento contra su precios del año anterior pero bajó a 13.40 en Julio; la premium que en diciembre costaba 14.38 tuvo un movimieto similar contra su valor del año anterior pero quedó en 14.37.

Pero a partir del primero de Agosto la Magna sube a $13.96, que representa un 4.126% sobre su precio de diciembre, la Premium se va a 14.81, es decir 3.059% sobre el precio de diciembre y el diesel de 13.77 que costaba hasta el 31 de julio subió a 13.98. Aumentos de 56, 44, 21 centavos, respectivamente, los mayores aumentos de muchos años en los derivados del petróleo “que es nuestro”.

Pero espérese: el Secretario de Hacienda y Crédito Público, don Luis Videgaray acaba se anunciar que aun falta para que las gasolinas alcancen “su precio real”…

Es decir, vienen mas aumentos… pero en los energéticos y la inflación mas no en los salarios.

Y por otro lado la CFE todavía bajo la dirección de hoy dirigente nacional del PRI, Ernesto Ochoa Reza, se despide de su cargo en la paraestatal aumentando las tarifas para uso comercial e industrial, asegurando que para los pobres que tienen bajo consumo no habra incremento siempre y cuando no sobrepasen los 2,500 kws. bimestrales.

¡En plena temporada de calor con temperaturas caniculares!

Claro esto puede beneficiar a los consumidores de bajo consumo de la ciudad de México y otros Estados del centro y los partes altas de México, en donde las temperaturas son benignas.

Pero a los que vivimos en zonas costeras, que requerimos de aparatos de aire acondicionado o de perdida abanicos para soportar los calores que…?

Lo que hemos dicho antes: decisiones que toman burócratas que desconocen la realidad de la provincia mexicana.

Tecnócratas insensibles que tienen salarios ofensivos para los que si trabajamos, que no les cuestan los vehículos en que viajan, excepto los que tienen de colección, ni pagan gasolina, ignoran los precios de los artículos de primera necesidad y de consumo necesario porque ni ellos ni sus mujeres van de compras al mercado o al super, etc., etc.

Ahora bien, lo peor es lo que sigue: la cascada de incrementos en los precios de todos los productos, incluidos los de consumo necesario.

¡Ya comenzó!

Todo está subiendo.

Los tortilleros amenazan con subir los precios hasta entre 17 y 20 pesos kilo, el frijol que andaba por los 28 pesos hoy cuesta entre 38 y 40 pesos kilo (y es producto regional); la carne es artículo de lujo; las leches en sus diferentes marcas y tipos ya aumentaron entre 2 y 3 pesos.

Y los concesionarios del transporte urbano se preparan para demandar otro incremento en las tarifas.

Los productores del campo también sufren ya las consecuencias de estas decisiones inflacionarias, además del martirio a que tienen sometidos a los maiceros y trigueros que no les pagan mientras que acopiadores o coyotes e industriales que les compraron la producción ya la vendieron, y su cómplice, el gobierno federal nada hace.

Los tecnócratas que toman las decisiones económicas en nuestro país viven muy alejados de la realidad del pueblo.

A ellos no les llegan el hambre ni la desesperación.

No se dan cuenta que la irritabilidad de la sociedad, del pueblo mexicano, está creciendo y está a punto de llegar a su limite.

Llevan a México en picada, mientras que los republicanos norteamericanos encabezados por el xenófobo Donald Trump se frotan las manos no para levantar el muro en la frontera norte de México, sino mas al sur, para robarse el resto del territorio mexicano.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Once − cinco =