GASOLINAZO QUE LIMITA EDUCACIÓN

Es imposible no hablar de lo que es una realidad y que se escucha en boca de todos. El golpe asestado a la economía familiar e industrial causado por el aumento del precio del combustible y de la energía eléctrica.

Tal tema da para analizar las repercusiones desde varios puntos de vista, como el político, económico, social, educativo y los que usted quiera añadir.

Dado que estamos finalizando las vacaciones y se acerca el inicio de ciclo escolar, con todo y los propios gastos que genera, hablaremos un poco desde un enfoque educativo; al hablar de educativo no se hace referencia sólo a quienes están en edad escolar, ya que la educación debe ser permanente. Al hablar de una educación permanente, continua, o si se prefiere mejor decir, formación, no se habla exclusivamente de la educación académica.

Una formación integral de la persona abarca el aspecto académico, intelectual; el aspecto humano, el ámbito espiritual y su ámbito social o cívico.

Si nos detenemos a pensar en esos ámbitos de la persona, las escuelas no lo abarcan todo, hay actividades y recursos formativos de la persona, los cuales necesitan inversión de tiempo y de dinero.

Por ejemplo, un problema de formación en México respecto a otros países es la falta del hábito de la lectura. Para incentivar este hábito primeramente se requieren de libros, y éstos son una inversión evidentemente.

Las actividades que por lo general realizan los niños y adolescentes después de clase y también los adultos después del trabajo: clases de ballet, danza, gimnasio, clases de algún deporte, clases de inglés, y algunas más, forman parte del presupuesto de las familias, y este presupuesto se ve recortado por el aumento de la luz y de la gasolina, mientras que los salarios no aumentan.

Para mejorar la calidad y el estilo de vida se requiere presupuesto indudablemente, y éste viene del propio individuo. Lo anterior no es desde un enfoque estrictamente económico, sino humano. Será esto uno de los tantos daños que sufriremos los mexicanos.

Javier Ernesto Zepeda O.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 − cuatro =