Los Puntos Sobre las ÍES… Semanario No. 1650


Las cuentas mochas…

Somos propensos a ajustar cuentas, que es venganza, pero no a dar cuentas y razón de nuestras opiniones, nuestros sentimientos o nuestros actos. Alvaro Pombo.

Nunca me han convencido las aprobaciones de las cuentas públicas de municipios y Estado que hace el Congreso local, cuando quedan pendientes millones y mas millones de pesos “por solventar”, es decir que no están claros, que no hay comprobación de su uso y destino.

Claro, hay casos donde existen trasfondos políticos que las cuentas no son aprobadas y quedan suspendidas hasta que se aclaren… que casi nunca se aclaran y quedan en pendientes por secula seculorum…

En estos momentos están suspendidas las cuentas públicas de El Fuerte, de los primero y segundo semestres del 2013 correspondientes a la administración de Eleazar Rubio Valenzuela, en las que además, hay denuncias penales que no tienen avance alguno en la Procuraduría.

¿Será porque uno de los hermanos del Gobernador Mario López Valdez fue el principal operador en la distribución de contratos millonarios y está involucrado en el manoteo?

vini pillin

Pero también quedó suspendida la cuenta pública del segundo semestre del 2015 también del Municipio de El Fuerte, ésta ya correspondiente a la administración de Marco Antonio Galaviz que, además de traer un enredo contable y en la asignación de contratos, trae pleito casado con la hoy alcaldesa electa Nubia Ciclaly Ramos Carbajal.

En los casos de las cuentas del 2013 de El Fuerte, hay 12 denuncias penales en la congeladora de la PGJE, y tienen mas de 130 millones de pesos en pasivos sin fuente de pago, es decir sin identidad de acreedor.

En la del segundo semestre del 2015, ya de Marco Vinicio Galaviz aparecen 72´933,999.89 de pasivos sin fuente de pago, es decir sin que aparezcan lo nombres de los acreedores.

Por el estilo están cuentas de Rosario, Guasave y Navolato, así como de algunas instituciones en las que la opacidad que huele a corrupción acaba con la transparencia.

Pero hay algo mas grave aun.

En los casos anteriores las cuentas fueron suspendidas, es decir no aprobadas, pero en el caso de las del gobierno del Estado con la opacidad no hay problema.

El Estado, al decir de la Dip. Imelda Castro, en lo que va de esta administración malovista ha adquirido deudas a corto plazo por 17,373 millones de pesos que para cubrirlas tendrá que echar mano de recursos correspondientes a otras cuentas o programas, recortándolos o suprimiéndolos, como el caso de las becas para manutención que ya han sido canceladas “porque no hay recursos”, no obstante que estaban presupuestadas.

O bien, simplemente se las heredarán al sucesor Quirino Ordaz Coppel.

Pero hay mas, del gobierno del Estado, en la cuenta del segundo semestre del 2015 aparece con pasivos sin fuente de pago por mas de 4 mil millones de pesos. Es decir, dinero que se debe y tiene que pagarse pero no dicen a quien.

O sea, no se sabe quienes son los beneficiarios de esos pasivos estatales.

¿Cuates…?

¿Socios…?
Opacidad para ocultar no precisamente negligencias, sino turbios manejos.

Opacidad para cubrir desvíos de recursos etiquetados para equis obra y que se van a otra otorgada a algunos de los “cuates”-socios por lo que no es conveniente sacarlos a la luz pública.

Lo mas negativo de esto es que el Congreso del Estado, que se supone es el primer fiscalizador, aprueba esas cuentas etiquetando las fallas con “observaciones” para que supuestamente sean subsanadas posteriormente.

Y turnan a la Auditoría Superior del Estado las cuentas pendientes para que les de “seguimiento”, lo que, en el caso del gobierno estatal no hace.

Con los de abajo si, cuando no hay regularización de las llamadas “observaciones”, procede a la demanda penal ante la Procuraduría General de Justicia del Estado, pero con pollitos de gallinero, ningún “pollo gordo”.

Y hasta ahí llegan los casos.

Actualmente en la PGJE hay por lo menos 80 denuncias penales interpuestas contra funcionarios, tesoreros, alcaldes y otros funcionarios, a las que no se ha dado ningún seguimiento.

Es decir, la “congeladora” del Congreso tiene otra “congeladora” en la Procuraduría, en donde el titular es otro cuate del Gobernador que lo utiliza para garrotear a los que considera sus enemigos.

Las cuentas públicas estatales y de muchos municipios, pues, son cuentas mochas.

Señores gobernantes de las cuentas mochas, recuerden aquel viejo refrán popular que dice: Las cuentas claras y el chocolate espeso.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 − siete =