Los Puntos Sobre las ÍES Semanario No. 1649

Hacia donde nos llevan…?

Solo hay dos cosas infinitas: el universo y la estupidez humana. Y no estoy tan seguro de la primera. Albert Einstein

peña preocupado

Hace alrededor de dos años el Presidente Enrique Peña Nieto anunció que a partir del 2015 no habría mas gasolinazos y que las tarifas de energía eléctrica irían a la baja.

En octubre pasado el gobierno peñanietista lo reiteró, advirtiendo que solo habría un aumento leve de 3% y no mas aumentos en el 2016

A finales de junio el gobierno federal sorprende a los mexicanos echando por tierra los compromisos del Presidente al anunciar, primero aumentos en los precios de las gasolinas: 24 centavos a la magna y 34 a la premium, dejando sin incremento, por ahora, el precio del diesel.

Según los distribuidores de combustibles, este “ajuste” no supera los precios vigentes en diciembre del 2015 cuando la magna costaba 13.57 y hoy se va a 13.40 por litro; la premium andaba en 14.38 contra 14.37 hoy y el diesel estaba en 14.20 contra 13.77 actual.

Ligeras diferencias a la baja, si, pero la puerta está abierta para otros incrementos.

Pero lo que siguió a ese incremento en las gasolinas nos advierte que habrá mas, y lo que viene después será peor.

No acabábamos de digerir el incremento en las gasolinas cuando la CFE nos anuncia el domingo pasado otro aumento a las tarifas de energía eléctrica.

En su comunicado la CFE indica que, “después de cumplirse 18 meses consecutivos de reducciones a las tarifas eléctricas para el sector industrial en su comparación interanual, éstas aumentan para el mes de julio de 2016 respecto a julio de 2015. Así, las tarifas para el sector industrial se incrementan en julio de 2016, en comparación con julio del 2015, entre 2% y 5%. En este mismo periodo, en el sector comercial el incremento es entre 5% y 7%. Por otra parte, la tarifa de uso doméstico de alto consumo (tarifa DAC) registra un incremento en julio del 2016 de 6.8% respecto al mismo mes del año pasado”.

Aunque “aclara” que, en cuanto a la tarifa para el sector doméstico de bajo consumo, cuya tarifa subía 4% cada año desde 2006 y hasta 2014, en 2016 no subirá y que, de hecho, a partir del 1 de enero de 2015, presentó una disminución de 2% con respecto a diciembre de 2014 y que adicionalmente, a partir del 1 de enero de 2016, bajó 2% respecto a diciembre de 2015.

La CFE destaca que cerca del 98% de los usuarios domésticos de la CFE a nivel nacional se encuentran dentro de esta tarifa y aclara que el “ajuste” de las tarifas en el mes de julio está relacionado con los incrementos de los precios de los combustibles para generar energía eléctrica registrados en junio de 2016 en comparación con mayo de 2016.

Ahora bien, ¿quienes son los consumidores de bajo consumo? Aquellos que consumen menos de 250 kilowatts bimestralmente, o sea menos de 125 kwh mensuales. Es decir, aquellos que no tienen aire acondicionado, coolers, dos o mas abanicos, que no usen frecuentemente plancha eléctrica, que tengan pocos electrodomésticos o no tengan, etc.

O sea, una falacia mas de la CFE y el gobierno y otra falta a la palabra de Peña Nieto.

Lo mas grave es que estos aumentos van a desatar una nueva cascada inflacionaria: Las industrias aumentan sus costos y obviamente lo repercutirán en sus precios; los comercios comprarán mas caro y, lógicamente venderán las caro.

Si de por si, los precios de productos de consumo necesario no cesan de subir, con ésto es seguro que se dispararán.

Y mientras, los salarios siguen igual: ridículos, miserables, porque la gran mayoría de los trabajadores percibe ese tipo de salario, sobre todo los de mas bajo nivel, independientemente de que millones no tienen seguro social ni otras prestaciones.

El salario mínimo de México es catalogado como el más bajo en América Latina y entre los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Con el paso los sexenios, el poder adquisitivo del salario mínimo frente a la Canasta Obrera Indispensable (COI) ha acumulado una pérdida de compra del 83.62%.

Basilio González Núñez, Presidente de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos declaró no hace mucho que el salario mínimo en México debería ascender al menos a 200 pesos diarios y casi se rieron de él los demás integrantes del organismo, sobre todo los representantes de patrones y obreros. Pero, ¿sabe usted cuando gana este señor por presidir la CNSM?: 173 mil 436 pesos mensuales, lo que equivale a dos mil 474 salarios mínimos… ¡Una burla!

Estamos pues ante una situación grave.

Con estos aumentos en los energéticos se viene una cascada de alza generalizada en todos los productos, incluidos por delante, claro, los de la canasta básica.

El gobierno nos pide que sigamos apretando el cinturón cuando ya no tiene donde hacerle hoyos.

Pero el gobierno no se lo ajusta. Siguen los dispendios, el exceso de beneficiados con los puestos de diferentes niveles, altos y medianos funcionarios y lideres sindicales disfrutando de excelente forma de vivir y gozar mientras el hambre del pueblo crece y la cifra de pobres aumenta. Nada mas en Sinaloa en lo que va del sexenio malovista hay por lo menos 200,000 pobres mas que el 2010.

¿A donde vamos…a donde nos llevan…?

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Once − Nueve =