Humorismo Semanario No. 1649

Mama, mama… llego el lechero, tienes dinero para pagarle o tengo que ir a jugar afuera?

Mama, Mama, ya tengo 13 años, comprame un brassiere.
No.
Andale Mama, comprame un brassiere.
Ya te dije que NO.
Pero Mama, ya tengo 13 años.
Deja de joder, Juanito.

Mama, Mama, en el colegio hay un nene que me dice mariquita.
Y por que no le pegas?
Ay, es que es taaaaaan lindo!

En el cine:
Mama, Mama, el hombre que esta sentado a mi lado se esta masturbando.
Ignoralo, hija.
No puedo, esta usando mi mano.

Mama, Mama, una niña de 8 años puede quedar embarazada?
Ay!, pero por supuesto que no.
Yupi!!! Yupiii!!!

La profesora a Jaimito: “A ver Jaimito ¿Qué es tu padre?”
-“Mi padre es cura.”
-“¿ Y tu madre?”
-“Mi madre es monja.”
-“Ah! ¿colgaron los hábitos ?”
-“No, sólo se los remangaron un poquito!!”

Eramos tan pobres, tan pobres, tan pobres, que teníamos que esperar a que un rico se tirase un pedo para poder oler comida caliente.

Un tipo a una hembrita :
-Hacemos un 68?
-Y eso que es?
-Tu me la chupas y yo te debo una.

Esta es una niña de 15 años que va a su madre y le dice:
-Mamá, mamá, no se que me pasa que llevo 2 meses sin la regla y me duele mucho la barriga, que puede ser, mamá?”.
-Y la madre dice: No lo sé pequeña, será mejor que visitemos al ginecólogo a ver si el nos puede ayudar.
Llegan a la consulta y claro, entra la niña sola a la oficina mientras la madre espera en la salita. A la salida le pregunta la madre a la niña:
-Que te ha dicho, nena?
-Pues la verdad -dice la niña- no se muy bien, pero le he entendido algo así parecido a que tenia un cepillo en los ovarios.
-Un cepillo en los ovarios!, exclama la madre alarmada -no puede ser!! y decide entrar ella misma para que el ginecólogo le aclare lo dicho por su hija.
-Oiga usted -le dice al médico- que clase de médico es usted que le dice a mi nena que tiene un cepillo en los ovarios?
El ginecólogo, aguantándose la risa ante la ingenua madre le dice al oído:
-Oigame usted a mi: su nenita no tiene un cepillo en los ovarios, yo nunca he dicho tal cosa, lo que yo le he dicho es QUE SE LA HAN CEPILLADO VARIOS.

Don Anselmo señor de cierta edad, muchos billetes y escaso intelecto llevo a su guapísima y exquisita pero mal amada esposa al médico y le dice:
-Oiga doctor aquÍ le traigo a mi mujer pa´que me la revise
-Esta bien, ¿qué le sucede?
-Pos pa` eso la traigo, pa que la revise y me diga lo que tiene..
Y el médico la ausculta minuciosamente y le dice al esposo:
-Mire señor lo que su esposa necesita es “fornicación”
-¿”Fornicación”?
-Sí señor, eso es lo que necesita
-Pos désela que pa`eso le pago
-Mire la verdad, yo ya soy viejo, las fuerzas me faltan pero tengo un enfermero que es joven mocetón y él podría.
-¡Pos déle la fornicación por el costo ni se fije, ándele
-¿Está seguro señor?
-¡Sí, medicucho de quinta! ya dele el tratamiento que pa`eso le pago…
Y salen del consultorio los dos, se quedan el enfermero y la paciente solos y pa luego es tarde dijo el morrillo, de inmediato se empezaron a oír quejidos, murmullos, suspiros, grititos, nalgadas, chupeteos, etc., y todo se escuchaba hacia afuera. Don Anselmo, se reía en un instante y al otro hacia por sacar la pistola, se paraba, se sentaba, y al final sonriendo nerviosamente le dice al médico:
-Oiga doc, lo bueno es que usté y yo sabemos lo que significa la palabra “fornicar”, porque si no cualquiera diría que el pelao ese se está aventando a mi mujer…

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 − cuatro =