Los Puntos Sobre las ÍES… Semanario No. 1646

Violencia de todo tipo…

Los terroristas intentan modificar nuestro comportamiento provocando miedo, incertidumbre y división en la sociedad. Patrick J. Kennedy

Uno de los principales problemas que deberá enfrentar la próxima administración estatal que encabezará Quirino Ordaz Coppel, será el de la inseguridad, inseguridad provocada por una violencia que presenta varias aristas.

No es un problema nuevo, no!

Desde hace varios años, sexenios, la violencia se ha manifestado en Sinaloa principalmente por la lucha entre los grupos del narcotráfico por la disputa de territorios.

También por la presencia de grupos delictivos dedicados a otros tipos de delincuencia violenta, como los secuestros, hoy casi desaparecidos del mapa delincuencial.

La violencia que ejercen los delincuentes que se dedican al asalto, al robo armado de vehículos.

La violencia contra las mujeres: los feminicidios.

Las extorsiones.

Los enfrentamientos, “levantamientos” y ejecuciones que están prácticamente a la orden del día.

Los grupos delincuenciales se pasean tranquilamente por calles y caminos de Sinaloa sin que nadie los moleste, al contrario.

Miente el Gobernador Mario López Valdez cuantas veces afirma que esos grupos ya no se pasean impunemente por nuestras calles.

Ahí están… ahí andan…!

A los anteriores tipos de violencia se suma ahora la violencia electoral, mas bien el terrorismo electoral desatado en los días previos y el mismo día de las elecciones constitucionales de Sinaloa.

No podemos calificar sino de terrorismo los ataques a vehículos del transporte urbano en Culiacán, Mazatlán y Rosario.

Que decir del asalto a las oficinas del Comité Municipal del PRI en Mazatlán por ocho sujetos armados que irrumpieron en la planta alta, rociando todo con gasolina y prendiéndole fuego sin importar que había dos personas dentro, las que milagrosamente se salvaron al ser rescatadas semiasfixiadas por los bomberos. 50 computadoras y otros muebles fueron destruidos.

El asalto, robo y balaceada a las oficinas del candidato panista a la alcaldía de Ahome Miguel Angel Camacho.

El asalto a la casa de campaña de la candidata del PRI a la diputación por el Distrito 16, Irma Moreno Ovalle el mismo día de las votaciones, de donde sujetos armados llegaron y asaltaron a personal (unas 20 personas) que se encontraban ahí robándoles teléfonos celulares y dinero.

La irrupción de sujetos armados en la casa del candidato del PRD a la alcaldía guasavense Manuel Serna Álvarez.

Y otros mas, actos todos ellos que van mas allá de la delincuencia común y pueden considerarse como acciones de terrorismo electoral.

Pero veamos los otros actos de violencia que ocurren cotidianamente en Sinaloa.

Es raro el día en que no aparezcan personas asesinadas, personas desaparecidas o “levantadas”.

El colmo! que nos muestra claramente que en Sinaloa vivimos en un clima de violencia en done no hay autoridad que contenga a la delincuencia lo ocurrido el viernes pasado en la colonia Lombardo Toledano de Culiacán.

Alrededor de las 23.40 horas se registra un enfrentamiento entre dos grupos fuertemente armados.

La balacera duró casi una hora. Varios vecinos llamaron al 066 y todos los teléfonos de emergencia y directos a la Policía.

Nadie acudió.

Los balazos terminaron, un sujeto cayó herido, lo levantaron, se lo llevaron y lo tiraron muerto lejos del lugar.

Fue hasta en la mañana, después de que amaneció, casi ocho horas después de la balacera cuando acudió la policía, tirándose la bolita de una corporación a otra.

Hechos estos similares a los de hace varios meses en otro sector de Culiacán en donde hasta lanzagranadas se utilizaron y ninguna autoridad acudió hasta que todo hubo terminado y los delincuentes se habían retirado.

Este es el Sinaloa que desgraciadamente estamos viviendo.

Pese a que Mario López Valdez se regodeaba diciendo que se habían abatido los índices de la violencia, la realidad es que a estas fechas la cifra de asesinatos ya superó a la del último año del gobierno de Jesús Aguilar Padilla.

Los sinaloenses estamos hartos de vivir en medio de tanta violencia, de tener el peligro para nuestras familias prácticamente a las puertas de nuestros hogares.

El crimen ha crecido mucho por la tolerancia y complicidad de las autoridades responsables de su combate. Mas bien dicho: Irresponsables y cómplices.

Este problema es una de las prioridades que tendrá el hoy ya Gobernador electo y para enfrentarlo deberá allegarse de gente capacitada y honesta.

¡No mas palomas negras!

Si, claro, hay otras prioridades que merecen ¡y deben de ser atendidas!

Y para ello Quirino Ordaz Coppel deberá echar mano de los mejores hombres, de las mas brillantes inteligencias y de los mas honestos y decididos.

Es la esperanza de Sinaloa!

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce + 10 =