Los Puntos Sobre las ÍES… Semanario No. 1641

Justicia, donde estás…?

Donde hay poca justicia es un peligro tener razón. Francisco de Quevedo

La trágica muerte del joven voluntario Omar Ulises López Cázarez, atropellado y prácticamente destrozado por el impacto del automóvil conducido por un ebrio, sacudieron a la sociedad mochitense.

Pero la rapidez con que actuó la supuesta “nueva justicia” para dejar en libertad al irresponsable chofer sacude e indigna, no solo a la familia de la víctima, sino a la sociedad entera.

El domingo por la noche Omar Ulises regresaba de Maviri después de haber cumplido una jornada de trabajo voluntario en la Unidad de Protección Civil en la que servía desde tiempo atrás sin mas retribución que la sastisfacción de servir a sus semejantes protegiendo y en ocasiones salvando vidas.

Ese fatídico día, su última acción fue quizá la de salvar otras vidas a cambio de la suya cuando el automóvil Mustang conducido por Alexis Alberto Valenzuela (se presume que es su apellido porque oficialmente no se ha proporcionado a la opinión pública supuestamente por las disposiciones legales para proteger los derechos humanos de quien irresponsablemente no respetó los de su víctima), en avanzado estado de ebriedad circulaba a velocidad excesiva rumbo a Maviri, lo arrolló.

De acuerdo con versiones recogidas, el auto conducido por el ebrio chofer estaba a punto de estrellarse contra otro vehículo en el que una familia regresaba de la playa rumbo a Los Mochis.

El impacto brutal contra la motocicleta evitó el choque que, presuntamente, hubiera causado mas víctimas mortales.

De acuerdo con testigos que se detuvieron en el escenario de la tragedia, el chofer ebrio sacaba de su auto varios botes de cerveza cuando llegaron los agentes de tránsito que lo detuvieron.
Lo que sigue demuestra lo sospechoso del procedimiento que al parecer dejará este caso, uno mas, en la impunidad.

El agente del Ministerio Público a quien se turnó el caso procedió con velocidad sumaria a abrir la averiguación previa y consignar el expediente al Juez de Control Francisco Javier Eng Pérez quien también con suma velocidad realizó la audiencia a menos de 24 horas de la tragedia y en ella otorgó la libertad al chofer responsable.

Al parecer, no obstante la supuesta existencia de evidencias del estado alcoholizado en que conducía Alexis Alberto, el juez consideró que fue un accidente y en ello basó su decisión de otorgar la libertad provisional al homicida.

¿Acaso para el nuevo sistema de justicia penal no es un agravante el hecho de que el chofer conducía en avanzado estado de ebriedad…?

El o los elementos viales ¿no incluyeron en su parte el estado en que se encontraba el chofer responsable?

Si lo hicieron, ¿el agente del Ministerio Público no lo incluyó en el expediente turnado al Juez?

Si lo hizo, ¿porqué el Juez de Control no lo consideró como un agravante que cambiaría la situación de homicidio culposo?

O, ¿acaso el nuevo sistema de justicia penal no considera como agravante el estado de ebriedad en que conduce un chofer que arrolla y mata a una persona…?

¿Es el nuevo sistema o hubo de por medio arreglos económicos o influencias para minimizar este trágico suceso?

Es cierto que el nuevo sistema de justicia penal tiene como objetivo agilizar la impartición de justicia, sobre todo en delitos menores, para evitar que quienes los cometen sufran las consecuencias del tortuguismo o burocratismo que en el pasado mantenía en prisión a quienes habían violado la Ley mas tiempo del que correspondía a su sentencia.

Estamos de acuerdo en que la justicia se aplique, como decía aquella sentencia, “rápida y expedita”.

Pero, una cosa es que sea rápida y expedita, pero justa, y otra que bajo ese pretexto se deje en libertad al irresponsable que conduce un automóvil bajo los fuertes influjos del alcohol, lo que se supone debe de ser sancionado con severidad, mas cuando esa irresponsabilidad da como resultado la muerte de otro semejante.

Tampoco estamos de acuerdo en que autoridades como el Alcalde Arturo Duarte tomen este caso como pretexto para atacar a quien supuestamente se han pronunciado en contra del alcoholímetro cuando es claro que la propuesta de este, que es el candidato del PAN a la alcaldía Miguel Ángel Camacho, no es en contra de su uso sino para que no sea utilizado como instrumento no de prevención sino para , como está sucediendo actualmente.

Por respeto a la víctima y sus familiares, no usen este caso con fines políticos.

Súmense a la demanda de justicia, a la demanda de que se de transparencia al caso y encontrar en donde está la falla o el dolo con que actuó la llamada justicia para liberar a menos de 24 horas de cometido el ilícito al responsable, en momentos en que familiares y amigos apenas despedían los restos de la víctima.

Es así como se aplica el nuevo sistema penal…?

¿O son los responsables de procurar y aplicar la justicia los que utilizan los resquicios de la misma para liberar a un irresponsable responsable?.

Justicia… ¿en donde estás?

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 5 =