TIROS AL AIRE

El crimen político es el último y más bajo recurso que se debe utilizar en el ejercicio profesional de la política y de ninguna manera debería ocurrir en procesos democráticos como el que vivimos ahora.

Hasta ahora se han presentado dos señales que pudieran leerse como advertencias funerarias y que no se tomaron con seriedad ni por las autoridades ni por el ciudadano común; lo cual es malo de por sí.

La primera fueron las pintas al interior del campus universitario de la Universidad Autónoma de Sinaloa, en las que se lanzaba una amenaza al candidato a gobernador por el Partido Sinaloense, Héctor Melesio Cuén Ojeda.

Una segunda fueron los disparos contra la casa de campaña del candidato del PRI a diputado, Andres Félix y que mereció la primera plana y nota principal del periódico más vendido (por número de copias) en la capital de Sinaloa.

Por su impacto en los medios y por la ausencia de temor del exrector se especuló que el propio equipo de Cuèn Ojeda, con fácil acceso al campus, fueron los responsables de las pintas.

En cuanto a los disparos a la casa de Félix, que mereció foto a lo largo de cinco de las seis columnas del mencionado periódico, también se especuló en radio que, o era estrategia de campaña del tricolor o del propio medio impreso, puesto que en la misma página muestra gráficas de una encuesta ciudadana sobre la intención del voto ciudadano.

Es decir, como el gran segmento de sus lectores es proclive a notas de crimen y violencia y a muy pocos les interesa la política, es posible que se utilizara este recurso de marketing político, se comentó.

Como sea, los dos hechos deben ser investigados y sancionados sus ejecutantes, porque a los ciudadanos de ninguna manera se les debe preparar para que acepten un crimen político.

La fórmula basada en la fábula de ¡ahí viene el lobo! es sucia y para este proceso Sinaloa espera un proceso limpio, sin sangre.

Que así sea…y, por favor, no más tiros, ni siquiera al aire.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis − 1 =