En familia ¡Di No A las Drogas!

Los padres de familia no están de acuerdo en la mariguana libre; los maestros de secundaria y preparatoria tampoco, los sacerdotes o pastores menos y Enrique Peña Nieto, presidente de México, rechazaba la discusión; hasta que el empujón internacional lo hizo mandar una iniciativa de uso de la droga para fines medicinales.

En la búsqueda en casa de una voz razonable y atendible sobre el tema nos llega por radio, desde Los Mochis, un discurso de un educador, con rango internacional, que vive en las escuelas y visita las aulas donde palpa los anhelos, los temores y los grandes sueños juveniles.

Es el rector de la UAS, Juan Eulogio Guerra, quien al presentar la obra teatral Tú puedes cambiar la historia, tocó el tema y nos señala:

“México culturalmente no está preparado para oficializar o despenalizar el uso de la mariguana. El país no está preparado para ello y sería un riesgo dejar libre el acceso de los jóvenes a la mariguana porque sería el primer paso para “brincar” a otras drogas.

Crudamente nos hace ver que actualmente hay drogas más activas. Algunas que se hacen con ácido de baterías, con veneno para ratas y hasta con fertilizantes, que luego de usarlas dos o tres meses dejan graves daños en el cerebro de quien las usa.

La obra de teatro se ha llevado a varias unidades académicas y envía un mensaje de advertencia para no caer en el uso y venta de droga por lo que les pidió a los presentes que, al verla, “reflexionen sobre este tema”.

El diagnostico sobre el problema nos hace recordar que, “para quienes se dedican al negocio de vender drogas, el mercado más llamativo para ellos son los jóvenes que transitan por la educación media superior. Los jóvenes de preparatoria ni son adultos ni son niños (…) creo que todo a su tiempo. La vida debe tener calidad. Que la obra les sirva para que el día de mañana puedan decir ¡no! yo quiero una vida sana y un futuro prometedor”, manifestó.

Viniendo de un educador de alta inteligencia y formador amoroso, como muchos sinaloenses, vale la opinión y obliga a la reflexión al seno de la familia.

Volvamos al ¡Di No a Las Drogas!

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − 3 =