PARA EUROPA EN MÉXICO NO SE RESPETA AL HUMANO

El gobierno Alemán puso sobre la mesa “los problemas sensibles de los mexicanos” , como son la falta de respeto a los derechos humanos y la complicidad de los cuerpos de seguridad con el crimen organizado.
Primero fue la canciller Ángela Merker quien le dijo de frente al presidente Enrique Peña Nieto que la clave para avanzar en convenios de inversión, en tecnologías y educación es mejorar la situación de los derechos humanos y la red policiaca corrompida.
Ofreció ayuda con asesoramiento para ir diluyendo este grave problema.
Luego el primer ministro de Dinamarca, Lars Lokke Rasmussen, manifestó ayer la preocupación de su gobierno por la situación de agresiones a los derechos humanos en México. Indicó que esto “lo hemos debatido de forma abierta y constructiva” al igual que otros temas dentro del diálogo entre México y la Unión Europea.
Dinamarca, añadió, está dispuesta a cooperar y ayudar con México.
Suponíamos, como muchos mexicanos, que todo se deriva del asunto de Ayotzinapa por la desaparición de los 43 normalistas cuyos responsables visibles fueron la policía y el ejército.
Pero como se lee en una columna de Grupo Reforma: “Antes de su próxima gira internacional, Enrique Peña Nieto debería hacer escala en Catemaco para practicarse una limpia. Y es que cada vez que sale del país, algún escándalo estalla en México.
Esta vez fue el video en el que aparecen un agente de la Policía Federal y una soldado del Ejército Mexicano torturando a una mujer para que confiese, durante un operativo en Guerrero.
La crudeza de las imágenes, de la asfixia que le provocan a la joven, no deja resquicio para la menor duda”.
En Sinaloa no cantamos mal las rancheras pues todavía impactan los asesinatos de las mujeres, una de ellas en el interior de un Templo Evangélico de Culiacán.
El tema es tratado regularmente en las universidades mexicanas. En Sinaloa la Universidad de Occidente ya tuvo la conferencia de Gloria Ramírez experta en el tema y maestra de cátedra en la Universidad Autónoma de México.
Hasta Teresa Mendoza, el personaje de la Reina del Sur que interpreta Kate del Castillo se extraña por la falta de disparos de la policía española durante una persecución.
Pero como le dijo su compañero de la novela, Santiago Fisterra: “aquí la policía española se toma en serio los derechos humanos y no andan con Gilipolladas”.
Por acá sí andamos.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 1 =