Los Puntos Sobre las ÍES… Semanario No. 1632

Se recrudece la violencia

Negar un hecho es lo más fácil del mundo. Mucha gente lo hace, pero el hecho sigue siendo un hecho.
                                                                                                     Isaac Asimov

Mientras el procurador de justicia de Sinaloa, Marco Antonio Higuera Gómez insiste en sus cifras maquilladas para asegurar que tenemos los índices mas bajos de violencia que en el sexenio anterior y le pasa esas mentiras al Gobernador Mario López Valdez para que las replique en sus declaraciones, la realidad que vive Sinaloa es otra y la muestra está en lo sucedido en los últimos días.

Tan solo el pasado fin de semana se registraron en la entidad mas de una docena de crímenes y la cifra sigue aumentando.

Pero no solo eso, llaman la atención las estúpidas declaraciones del señor Higuera Gómez afirmando que a las amas de casa y a los jornaleros no les preocupa la violencia.

Esa es la miope visión de este personaje que el señor López Valdez mantiene en el cargo de Procurador, mas que por su capacidad por sus compromisos de cuates y/o negocios.

Sepa señor Procurador que el miedo que genera la violencia desatada por el crimen organizado, como bien le llaman a los grupos del narcotráfico que si, están bien organizados, mejor que nuestras corporaciones de seguridad pública impotentes para combatir y abatir con efectividad y realidad los índices violentos que mantiene a la ciudadanía en medio del temor de ser víctima de fuego cruzado o de una trágica equivocación.

Un sondeo de opinión realizado por el periódico El Debate en Mazatlán, escenario de balaceras tanto en la ciudad como en la región sur de Sinaloa, refuta lo dicho por el señor Higuera Gómez.

“Todos tememos salir a la calle”, expresaron amas de casa, trabajadores y profesionistas entrevistados en dicho sondeo.

El fin de semana pasada el pre candidato del PRI a la Presidencia Municipal de Mazatlán, Fernando Pucheta, vivió la terrible experiencia al ser sorprendido en el enfrentamiento de carro a carro que libraban dos grupos sobre la carretera Internacional a la salida sur, en donde hubo 2 muertos y 2 heridos.

Ese mismo fin de semana, el investigador universitario y politólogo, Rigoberto Ocampo Alcántar fue secuestrado a bordo de su vehículo desde el estacionamiento de la ciudad universitaria de la UAS en Mazatlán. Para su fortuna solo lo despojaron del vehículo y lo abandonaron ileso en la internacional. ¿Era robo de vehículo o se equivocaron de persona?, pero al final es una muestra mas de la inseguridad que el señor Higuera Gómez no quiere ver.

Por esas mismas horas, también en Mazatlán los sicarios dejan en una hielera el cuerpo descuartizado de un individuo.

El sábado por la tarde, otra vez en la sierra de Rosario, cerca de Corral de Piedra ocurre un enfrentamiento cuando un grupo de delincuentes ataca a un convoy del Ejército. En la refriega mueren 4, hay 2 heridos detienen a seis. Una, pero a favor del Ejército, no de “nuestras” policías.

Días antes en la misma sierra, pero en las comunidades de Maloya y Buena Vista asesinaron a tres personas. Un poco antes, el 9 de febrero hubo un ejecutado en la comunidad de Palmarito. Todo en Rosario.

El sábado 13 en las inmediaciones de Tepehuaje, San Ignacio, otra masacre: 4 mujeres y 9 hombres fueron asesinados en una emboscada. 13 muertos.

La madrugada del domingo en un centro nocturno de La Cruz de Elota, donde se presentaba el grupo “Enigma Norteño” se registra un zafarrancho con saldo de 5 muertos, entre ellos un agente de la policía federal y hubo dos heridos. Extraoficialmene se dice que fueron mas los muertos pero que se llevaron los cuerpos.

Los gruperos argumentan que no estaban tocando, que hacía 20 minutos habían terminado, pero el caso es que fue en el lugar donde se presentaron y hay antecedentes de que son muy buscados para que toquen a narcotraficantes. Ya en una ocasión los detuvo el Ejército cuando bajaban de la sierra después de una tocada para un grupo de sus “fanáticos”. Narco-corridistas, pues.

Pero no solo en el sur del Estado está la violencia.

El mismo domingo en Culiacán asesinan a dos individuos en la colonia 6 de enero. Nada raro, pues casi a diario hay asesinatos por ahí.

También el domingo en Ruiz Cortines “levantan” y asesinan a un individuo y su cuerpo es tirado en el camino del dren Concheros.

Este martes otro asesinado en la sindicatura de Sanalona.

La violencia está presente en todo el Estado. Se ha recrudecido en la zona serrana del sur, en donde, salvo la oportuna defensa que hicieron los militares al ser atacados en Corral de Piedra, esa zona es tierra de nadie.

La sierra de Rosario, San Ignacio y Mazatlán son territorio vedado para las autoridades, especialmente las estatales y ni que decir de las municipales.

Y lo mismo ocurre en otras regiones en donde operan gavillas, sicarios, asaltantes intocables para las fuerzas policiacas.

Esa es la realidad que no quiere ver el señor que cobra como Procurador y es protegido por el Gobernador López Valdez para que siga simulando que procura justicia pero que nada hace para perseguir a los delincuentes peligrosos.

Ante el feroz recrudecimiento de estos hechos violentos, el Gobernador López Valdez ha convocado al Consejo de Seguridad para analizar la situación.

Pero considero que mas que análisis lo que se requiere es acción.

Y si el gobierno del Estado no puede ni en coordinación con las fuerzas armadas, pues que tome la decisión de solicitar que sea la federación misma la que se haga cargo de combatir este problema.

Esto ya es un problema de ingobernabilidad que crea una zozobra ciudadana que va creciendo.

El día primero tomaron El Quelite.

¿Esperan que las bandas tomen Mazatlán, Los Mochis, Guasave o Culiacán…?

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete + Doce =