Cultura y Reflexiones Semanario No. 1630

LA SUERTE DEL PAN EN SINALOA. En toda la geografía mexicana los partidos se autodestruyen. En Sinaloa, de manera especial el PAN está pagando la factura de la omisión y la ingenuidad. Su alianza con el PRD para llevar a un ex priista (Malova) a gobernar el estado los estancó en la ausencia doctrinaria e ideología que en su tiempo enarbolaran los Nava Martínez, los Gómez Morín y los Clouthier. Hoy no les queda nada por ofrecer a ese sector de la sociedad que ambiciona cambios estructurales en las formas de gobernar. Si en Sinaloa su candidato es Cuén quedan divididos; si el candidato es Martín Heredia o “El Gúero” Cruz, quedan huérfanos. Ni en el estado ni en los municipios les dan las cuentas para ganarle al PRI alguna posición.
La izquierda está peor, prostituyéndose por lograr migajas de poder y sombreándose raquíticamente junto al amparo de otros partidos, menospreciando la esencia ideológica que les da sentido y razón de ser. Pero no tienen remedio, nuevamente pactan alianza la derecha panista con la izquierda perredista para contender sin ninguna posibilidad frente a un candidato del PRI, cuya única sombra es la la amenaza de traición de un amplio sector electoral acurrucado en un malovismo críptico, desertor y pendenciero de origen.

La presencia de la pre candidatura en solitario de Rubén Félix Haysa la presidencia municipal de Ahome por el Panal posee tantas aristas como escasas posibilidades de triunfo. Cuando mucho lograrían una regiduría pluri, porque aunque los votos que obtenga se le restarían al PRI no existe posibilidad alguna de poner en riesgo el triunfo de Álvaro Ruelas, abanderado del tricolor. En Ahome sólo el propio PRI pondría en riesgo a sus candidatos a diputados locales. De los cuatro candidatos, Marcos Osuna yAldo Prandini, aspirantes por el IV y V distrito, respectivamente,caminan sobre aguas tranquilas con muy aceptable intención de voto a favor, según los analistas. La reciente incorporación al PRI de aspirante a diputada por el II distrito, Fernanda Rivera, deja poco satisfechas a las féminas militantes de siempre. Históricamente las damas priistas que han acaparado posiciones son casi siempre las mismas, pero estas poquitas acaparadoras de posiciones manejan los liderazgos reales sobre quienes determinan los triunfos y derrotas de su partido. Un silencio sepulcral y amenazador de las mujeres priistas augura riesgos para las aspiraciones de Ma. Fernanda Rivera Romo en su distrito. Y las mujeres son mayoría en el padrón electoral.

Marcial Liparoli, quien aspira a convertirse en diputado por el distrito III, no goza de grandes simpatías entre los priistas ahomenses. Una empalagosa campaña de precandidato a “lo que sea”, desde su posición de gobierno, le resultó contraproducente deteriorando su imagen. Ya sin la figura de sub secretario, Marcial Liparoli tendrá que hacer crecer las simpatías e intención de voto a su favor, y está en chino. Ciertamente Marcial es uno de los más conocidos aspirantes del PRI en su municipio, sin embargo, ser el malovista más identificado y candidato priista tendrá sus riesgos.

SI ME MADREAN LOS MADREARÉ DE REGRESO. En el transcurso de la semana pudimos leer una entrevista que publicó el portal de noticias “Café Negro”, que en lo particular me inquietó un poco por los mensajes que envía Malova en sus declaraciones. “…si me respetan y no me muerden cuando me vaya, a lo mejor no tengo que ponerme los guantes en el cuadrilátero”. Así se expresó Malova en dicha entrevista. En las distintas etapas de su vida Mario López Valdez se distinguió por mostrarse como un ser humano ejemplar en toda la extensión de la palabra. Niño trabajador, joven carismático, adulto responsable, deportista distinguido, empleado estudiante y empresario exitoso. Todo eso lo heredó de Don Chico López. Después, ya en su etapa de político, adoptó Malova paternalismos no consanguíneos. A saber: Leonardo Félix como “padre empresarial” y Juan S. Millán como “padre político”. Al igual que todos los políticos, exitosos, se inician en Mario López los cuestionamientos a partir de sus nuevos “paternalismos”. Casi al final de su carrera política –así lo ha expresado él mismo-, Malova se empieza a defender atacando y “advirtiendo” a diestra y siniestra. Muchos sinaloenses preocupados nos preguntamos hacia quién o quiénes van dirigidas esas “advertencias”, ¿Qué sucede en los gobiernos democráticos que no sepamos los mandantes electorales? Si en su ejercicio de gobierno todas las acciones fueron realizadas en el marco de la ley, ¿Por qué habrían de faltarle al respeto o “morder” a Malova en su retiro? A Mario López Valdez, el Gobernador, sólo debe preocuparle no dejar pendientes que pudiesen cuestionarle legalmente después de su mandato. Todos los sinaloenses perdemos cuando en la recta final de un gobierno, el gobernador saliente se retira de la batalla quemando pueblos.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

once + tres =