México es el país más peligroso de América para ser sacerdote

En su visita a México el papa Francisco se encontrará con un panorama adverso para el clérigo. En la última década 40 religiosos han sido asesinados y México se posiciona como el país más peligroso para ser sacerdote en América Latina, según un informe del Episcopado. Las entidades que lideran las agresiones son Guerrero, Veracruz, Distrito Federal, Chihuahua y Michoacán. Las últimas tres serán visitadas por Jorge Mario Bergoglio durante su estancia del 12 al 17 de febrero.

En la lista de agresiones contra los miembros de la Iglesia católica figuran sacerdotes, seminaristas, diáconos, sacristanes y otros religiosos. El registro elaborado por el Centro Católico Multimedial, una instancia especializada en medios y dependiente del Episcopado Mexicano, recaba datos desde 1990. Según el análisis desde entonces y hasta finales de 2015, los homicidios contra los representantes católicos aumentaron un 275%.

En 2015 dos sacerdotes fueron levantados y secuestrados por grupos violentos. En Michoacán, el padre Francisco Javier Gutiérrez, adscrito a la Arquidiócesis de Morelia, fue asesinado de un disparo en la cabeza y su cuerpo fue localizado en un camino solitario. En Puebla el sacerdote Erasto Pliego de Jesús fue secuestrado y asesinado. El cadáver fue encontrado en un sembradío con signos de tortura. Parte de su cuerpo fue incinerado.

México es calificado a nivel mundial como “un país de especial observación”. Además, es comparado con naciones como la India, Pakistán Turquía y Egipto, que sufren problemas de intolerancia y constantes violaciones sistemáticas a los derechos humanos, según fuentes de Libertad Religiosa Internacional. “Tras loshechos violentos ocurridos durante la última década en Latinoamérica, uno de los países más nítidos de violación a derechos humanos, intolerancia religiosa y homicidios contra religiosos, es el de México”, establece el informe.

Durante el sexenio del expresidente Felipe Calderón (2006-2012) se dispararon los atentados contra sacerdotes. En ese periodo 17 padres, 3 religiosos, 4 laicos y sacristanes y un periodista católico fueron asesinados. “El Gobierno de Felipe Calderón al término de su mandato fue considerado como el más desastroso para la protección de los derechos humanos de sacerdotes y religiosos católicos”, expone el informe. Sin embargo, la actual administración de Enrique Peña Nieto ya se perfila para desbancar el saldo rojo marcado por su antecesor. En los tres años de Peña Nieto 11 sacerdotes han sido asesinados y dos están desaparecidos. Además un seminarista y un sacristán también fallecieron a manos del crimen.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 + 5 =