Los Puntos Sobre las ÍES… Semanario No. 1624

Candil de la calle…

No hace falta un gobierno perfecto; se necesita uno que sea práctico. Aristóteles

Reza un viejo refrán “candil de la calle y oscuridad de la casa…” refiriéndose a quienes ostentan por fuera lo que no hacen adentro.

Ese refrán le queda a la medida a muchos, pero en esta ocasión se lo aplicamos a Petróleos Mexicanos (PEMEX) que recientemente acaba de otorgar franquicias para distribuir las gasolinas y diesel mexicanos en Estados Unidos ¡casi a la mitad de precio de lo que pagamos aquí!

En efecto, el primer expendio de gasolina en el extranjero se ubica en Houston, Texas, en donde la gasolina magna se vende a 1.54 dólares el galón (la medida usada en Estados Unidos) que, considerando el tipo de cambio promedio de 17 pesos por dólar, en México serían 26.18 mientras que aquí al precio de venta ese mismo galón costaría alrededor de 52 pesos, es decir el doble que en aquella gasolinera.

En el caso de la Premium, allá el galón cuesta 1.58 dólares equivalentes a 26.86 pesos mexicanos y aquí ese galón viene costando arriba de 54 pesos.

Y en el caso del diesel, allá se expende a 2.05 dólares galón que equivalen a 34.85 pesos mientras que aquí ese galón sale en 53.67.

Totalmente injusto que nuestra gasolina, digo porque se supone que “el petróleo es nuestro” aunque nuestra economía dependa de su venta al exterior, que aquí la producimos, bueno la produce PEMEX, se oferte a mas bajo precio en el vecino país.

Injusto porque si bien es cierto ya terminaron los “ajustes” mensuales al precio de los combustibles, existe la promesa de que bajarían los precios, pero no hay para cuando.

Ahora bien, no han faltado los defensores de oficio del monopolio petrolero estatal que argumentan que no es PEMEX quien opera aquel primer expendio (porque habrá mas) sino que son franquicias.

Si, pero son franquicias como las que se otorgan a los gasolineros mexicanos, que expenden solamente los combustibles que produce PEMEX, es decir gasolina mexicana.

Dicen los defensores de oficio mediáticos que las críticas ignoran los estándares de precio de combustibles en Estados Unidos y que las diferencias de precios entre paises se deben a los diferentes impuestos y subsidios a la gasolina.

En efecto, hay diferencias en esos impuestos y en México los combustibles tienen pesada carga que impacta directamente sobre los consumidores.

Pero, las ventas que hace la empresa petrolera al extranjero ¿no tienen impuestos o los gravámenes son menores…?

Si es así entonces todas las torpezas administrativas, las pesadas cargas burocráticas, las concesiones extraordinarias a los líderes y saqueadores de PEMEX que cínicamente exhiben sus riquezas a todo mundo…

Esas concesiones y saqueos millonarios que permiten que hijos de esos líderes, como los de Carlos Romero Deschamps, se paseen por el mundo derrochando en costosos lujos.

¿Con todo eso tiene que seguir cargando el pueblo mexicano…?

Si México es un país productor de petróleo, como es posible que otros que no lo son, como Guatemala, El Salvador, Panamá. entre otros, tengan gasolinas mas baratas que en México.

Porque tienen menos impuestos sobre los combustibles…?

Porque no tienen que cargar con rémoras sindicalistas y burocráticas…?

Ahora bien, habría que saber quien o quienes fueron los concesionarios a los que se adjudicaron esas franquicias que comienzan a explotar hoy en Houston, mañana sabrá Dios en cuantas plazas mas del vecino país.

Y mientras tanto acá, los consumidores mexicanos tendremos que cargar, además del peso de la burocracia y la corrupción en PEMEX, los subsidios o canongías para los nuevos concesionarios en los Estados Unidos.

Fata nada mas que esos beneficiados con las franquicias allende el Bravo sean funcionarios, líderes petroleros o cuates de éstos, como se sigue acostumbrando en este México hundido en el mar de la corrupción.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 + 19 =