COMO PORFIRIO DIAZ PODEMOS SER HÉROES Y LUEGO VILLANOS

Acercándose el aniversario de la Revolución Mexicana surge a consideración un detalle desde el punto de vista histórico, el cual, considerándolo nos puede ayudar en la construcción de nuestra historia personal y es el siguiente: un acto llevado a cabo por una persona no la convierte en buena ni en mala, es la sucesión de hechos o el hábito en realizar el bien y el mal o diciéndolo de otra manera, un gran acto que realicemos lo debemos respaldar con otra serie de actos buenos.

Esto podría hacernos pensar que también la buena fama y la reputación se mantiene y es verdad, sea en el ámbito personal, social o profesional debemos darle mantenimiento a nuestra imagen porque esa pasa a ser la referencia histórica.

Pongamos como ejemplo el siguiente: un militar que combate en la batalla de Puebla, en el Sitio de Puebla, la Batalla de Miahuatlán, la batalla de Carbonera; organizó guerrillas contra los franceses en Oaxaca y el 2 de abril de 1867 tomó Puebla y el 15 de junio recuperó la ciudad de México. En efecto, estos hechos nos harían pensar en un héroe nacional, en un personaje que se merece algunos monumentos.

Y en realidad se trata de un militar destacado, un patriota, pero las acciones posteriores lo llevan a ubicar un lugar muy diferente en la historia nacional, nos referimos a Porfirio Díaz, el blanco de la Revolución Mexicana.

Y así ha sucedido con otros personajes de la historia de México, tanto en lo político como en lo deportivo.

Este detalle nos lleva a reflexionar que los mismos que nos pueden cargar en hombros mientras damos la vuelta al ruedo son los mismos que nos pueden señalar por nuestras equivocaciones, los aplausos son efímeros y esperemos que el inicio de la semblanza de nuestra historia comience cuando nos encontremos en medio de buenas opiniones sosteniendo el eco de nuestros.

Javier E. Zepeda Osuna.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce − Trece =