Humorismo Semanario No. 1619

¡Pepe, Pepe, despierta!
Y le dice el marido:
¡Qué! ¡Qué quieres!
Y dice la mujer:
¡Que se te han olvidado las pastillas para dormir!

Oye, ¿Qué es peor, la ignorancia o el desinterés?
Ni lo sé, ni me importa.

La profesora le dice a los alumnos:
Niños, hoy día vamos a estudiar educación sexual.
Y una alumna dice:
Profesora, ¿podemos ir a recreo las que estamos embarazadas?    

Qué le dice el 3 al 30?
Para ser como yo tienes que ser sincero.

Oiga señor, estoy enamorado de su hija y no es por el dinero.
Y el tipo le responde:
¡Ah! ¿De cuál de las cuatro?
Ah no, de cualquiera, cualquiera.    

Va una pareja en coche hacia casa de los padres de ella. Por el camino pasa un grupo de vacas, y la mujer le pregunta a su marido:
¿Son tus parientes?
El esposo la mira con seriedad y le contesta:
Sí, son mi suegro y mi suegra.

Un ciego le pregunta a un cojo:
¿Qué tal andas?
Y el cojo le contesta:
Pues ya ves.  

Un español se encuentra a un chino y dice:
¡Hola!
Y el chino dice:
Las 12:30.

Este es un niño que llega a su casa y la dice a la madre:
¡Mamá, mamá, en la escuela me dicen peludo!
Y dice la madre muy asustada:
¡Manolo, corre que el perro habla!    

¿Cuál es el colmo de un sordo?
Que al morir le dediquen un minuto de silencio.

En la escuela, la maestra dice:
A ver Luis, ¿cómo te imaginas la escuela ideal?
¡Cerrada, maestra!    

En un barco viaja un español y un inglés. El inglés se cae al agua y grita:
¡Help! ¡Help! ¡Help!
Entonces dice el español:
Gel no tengo, pero si quieres shampoo.

Llega el esposo a su casa: ¡TOC! ¡TOC! ¿Quien es? Soy el hombre que te hace feliz en la cama. Pase vecino, está abierto.    

¿Qué es mejor, una pila o una suegra?
Una pila, porque por lo menos tiene un lado positivo.

El tomatito dice: -Cuando sea grande seré un tomatón.
La pimientita dice: – Yo seré un pimentón.
El huevito…… se pone a llorar.

Le comenta un tipo a alguien en una boda :
-Oiga ya se fijó que la novia es bastante horrible la pobre.
-Óigame ¿qué le pasa?, ¡no se exprese así que es mi hija!
-¡Ay! usted perdone no pensé que usted fuera el papá.
-No soy el papá… soy la mamá.

-Qué es una hipoteca?
-Es una discoteca para hipopótamos.

-Me tropecé con el Presidente de la Sociedad Protectora de Animales y me trató como a un perro.
– ¿Como a un perro?
– Sí, fue muy amable conmigo.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × dos =