Dolores y verdades en el caso Ayotzinapa

El presidente Enrique Peña Nieto ordenó a la Procuraduría General de la República crear la Fiscalía Especializada para la Búsqueda de Personas Desaparecidas, luego del diálogo con padres y amigos de los 43 normalistas desaparecidos en Guerrero, el 26 de septiembre del 2014.

Los padres exigieron una fiscalía especializada, pero para este caso en particular y con supervisión internacional.

Los mismos representantes y padres de familia gritaron la falta de actuación de las autoridades para esclarecer el caso, presentar a las víctimas y castigar a todos los culpables.

Actuaciones han existido. Son muchas y se encuentran en 85 tomos y 13 anexos producto de 32 mil horas hombre de trabajo realizado por la PGR y que causó el cansancio del entonces procurador Murillo Karam.

Hay dos de las víctimas encontradas e identificadas; pero calcinadas; lo que sustenta en parte la verdad a la que se refirió el entonces procurador Jesús Murillo Karam cuando dijo: “fueron asesinados e incinerados en el basurero de Cocula por integrantes del cártel de los Guerreros Unidos. Esa es la verdad histórica de los hechos”.

También dijo que: “la versión inicial se reforzó tras la detención el jueves 15 de enero de Felipe Rodríguez Salgado, “El Terco” o “El Cepillo”, jefe de sicarios de Guerreros Unidos, quien participó en el secuestro, homicidio y desaparición de los 43 estudiantes”.

La reunión de 2 horas y 40 minutos se celebró en el Museo Tecnológico de la Comisión Federal de Electricidad, en cuyo escenario el presidente dijo: “La investigación sigue abierta. No habrá carpetazo”.

Todos estos informes y trabajos no son nada para quienes perdieron a sus hijos. Esto se puede comprender.

Pero también se entiende que el presidente Enrique Peña Nieto no es culpable de estos hechos y no es el primer responsable. Sin embargo atrajo el caso para llegar a la justicia.

El encuentro fue rígido y fuerte. Se sabe y se comprende; pero se sabe y se acepta que implicados están autoridades y grupos criminales distintos y de diferentes niveles.

Cuando menos, con esta segunda reunión, sabemos que existe interés y actuaciones del presidente Peña Nieto.

Esperemos con confianza la verdad.

Soportemos también la realidad. Esta sin ningún adjetivo.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ocho + dieciseis =