Los Puntos sobre las ÍES… Semanario No.- 1602

Cuando conozco a alguien no me importa si es blanco, negro, judío o musulmán. Me basta con saber que es un ser humano.       Walt Whitman

donald-trump-2012-miss-universe-pageant-02

Las recientes declaraciones del multimillonario Donald Trump, aspirante a la candidatura del Partido Republicano para la Presidencia de los Estados Unidos nos muestra a un tipo de intolerantes e ignorantes de los que afortunadamente son pocos en el vecino país.

Pero de los pocos, los hay con dinero y con poder, o simplemente con una xenofobia recalcitrante que anida en sus pechos.

Como mexicano, me indigna este tipo de actitudes, como creo que indigna a la inmensa mayoría de los que nacimos en esta tierra.

¿Quien es este tipo lleno de más rencores que dinero?

Es un multimillonario ejecutivo y empresario estadounidense que se inició como un desconocido promotor inmobiliario hasta convertirse en un magnate. Es fundador y director ejecutivo de la Trump Organization, compañía dedicada a operar casinos y entre sus propiedades está el concurso Miss Universo.

Es un tipo que gusta del dinero, que ha estado cerca del poder a través de sus relaciones con políticos de primer nivel, pero ahora quiere el poder mayor: la Presidencia de los Estados Unidos.

Y en su euforia por la búsqueda de la candidatura no pudo dominar sus verdaderos sentimientos y se puso a despotricar contra los mexicanos y otros migrantes que, como sus ancestros llegaron a ese país para trabajar y engrandecerlo.

En un discurso con el que seguramente buscó sacudir el “sentimiento americano” para atraer simpatías, despotricó contra el avance económico de China y Japón, el radicalismo islámico y los dirigentes de Estados Unidos, a los que llamó estúpidos, y se fue también contra México, del que dijo que no es un país amigo.

Aseguró que México “está mandando gente con un montón de problemas. Están trayendo drogas, el crimen, a los violadores”, y afirmó que “la solución consiste en construir un gran muro en la frontera y haré que México lo pague”.

Hágame usted el favor.

¿De que manicomio saldría este loco?

Este mismo sujeto que no tuvo empacho en venir a México y construir un desarrollo de condominios entre Tijuana y Rosarito denominado Trump Ocean Resort Baja, que resultó fraudulento por lo que la Corte Superior de Los Ángeles obligó a su empresa Irongate a pagar 7.2 millones de dólares a las personas que había defraudado.

Este sujeto se olvida que ellos son los ajenos en su tierra, ya que sus antepasados llegaron a colonizar ese territorio, echaron y prácticamente exterminaron a sus auténticos dueños, los integrantes de las diferentes tribus que lo habitaban.

Se olvida que la mitad del territorio de Estados Unidos era de México y aprovecharon una de sus tantas guerras para apropiárselo obligando al gobierno mexicano a “vendérselos”.

Ese xenofóbico sujeto desconoce o se olvida que en ese país viven cerca de 34 millones de personas de origen mexicano, que no son narcotraficantes, violadores ni criminales y pretende ignorar que la fuente que origina y sustenta al narcotráfico internacional está precisamente allá. Y no son mexicanos los verdaderos jefes, son estadounidenses a los que no se toca ni se menciona.

Desconoce o pretende ignorar que en ese país operan casi 600 mil negocios de inmigrantes mexicanos que generan más de 17 mil millones de dólares al año, que muchos de esos migrantes han construido sus edificios, cosechan la comida que lo alimenta y han contribuido a su enorme fortuna.

Que esos migrantes realizan las labores que muchos de los connacionales de Trump no quieren hacer.

Que hijos de esos migrantes han ido a la guerra y muchos han muerto en los frentes de batalla, peleando una guerra que no es suya sino de los ambiciosos que sueñan con el imperio, como el mismo señor Trump.

En lugar de denostar, el señor Trump debería estar agradecido con esos migrantes que día con día contribuyen con su trabajo a hacer más grande a ese país.

Dios nos libre de que un tipo como este xenófobo llegue a la Presidencia de Estados Unidos.

¡Nos arrasaría!

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × tres =