Los Puntos Sobre Las Ies – Semanario No.- 1592

No echar campanas a vuelo…

Quién quiere cambiar siempre encontrará una razón para cambiar.

André Maurois.

Mazatlán acaba de vivir una de las mejores épocas, si no es que la mejor de su historia, para el turismo vacacional.

Por ello, el Secretario de Turismo, Francisco Manuel Córdova Celaya ha echado campanas a vuelo calificando como extraordinaria la afluencia turística que registró el puerto en el periodo vacacional de Semana Santa-Pascua seguido por la Semana de la Moto.

Los números alegres del Secretario hablan de una derrama dejada por los vacacionistas del orden de los 1,400 millones de pesos. Habrá que ver que dicen los turisteros.

Sin embargo habrá que hacer notar al funcionario y los turisteros mazatlecos que no hay que repicar campanas y esperar que el turismo siga llegando.

Falta mucho por hacer para que nuestro puerto se afirme como uno de los primerísimos destinos turísticos de playa.

Es cierto, la apertura de la autopista Mazatlán-Durango complementaria del Eje Mazatlán-Matamoros ha abierto la puerta para la llegada de importantes corrientes de visitantes del norte de México.

Pero, ¿estamos realmente preparados no solo para recibir a ese turismo, sino para retenerlo, hacerlo que regrese…?

Por una parte hay que señalar que el sector turístico mazatleco no se preparó debidamente para recibir la afluencia que atraería la nueva autopista, ni con infraestructura, ni con la mentalidad anfitriona adecuada y, menos mal, ni con la promoción que un destino importante requiere.

En las vísperas de la llegada de las vacaciones y con ellas del turismo nacional hotelería y autoridades andaban preocupadas por la falta de infraestructura hotelera al grado que el alcalde Carlos Felton tuvo la ocurrencia de pensar en abrir el “hotel Camarena” (permitir que la gente acampara en la playa) lo que incomodó a los hoteleros.

Estos, por su parte, aplicaron su añeja costumbre de aumentar tarifas y muchos en condicionar alojamiento a un mínimo de noches.

La Profeco implementó acciones, pero solo unas cuantas actas levantó.

Los taxistas, para variar, se dieron vuelo con cobros excesivos. Nada nuevo.

La Semana de la Moto que sigue a la Semana de Pascua no es obra de las “promociones” de la Sectur local.

Desde hace 20 años viene celebrándose, cada año con mas asistentes. Y es un evento que nació en el puerto gracias a la iniciativa de un grupo de aficionados a la moto encabezados por Armando Castro Pena. Tiene su sitio de internet y se promociona sola atrayendo motociclistas no solo de Estados Unidos y Canadá, sino también de otros países.

Pero, insisto en no echar campanas a vuelo, sino en pensar y actuar sobre lo que se necesita para la consolidación del destino turístico.

El puerto no es solo las playas, el malecón ni la zona dorada. Es un todo.

Y ese todo incluye el medio ambiente afectado gravemente por un drenaje obsoleto, añejo problema que ninguna autoridad ha intentado siquiera entrarle de lleno a la solución.

Se requieren si, muchos millones de pesos, pero sobre todo talento de la autoridad y decisión de la ciudadanía en general.

Porque no es solo un problema que afecta al turismo, sino a la salud de todos los mazatlecos.

De poco sirve lo que se ha hecho en el Centro Histórico si en algunas de sus calles o a pocos metros las aguas negras corren sobre el pavimento.

Las palmeras, si prenden y se quedan, dan vista al malecón pero hay cosas mucho mas importantes que atender.

Falta también educar sobre todo a los prestadores de servicios turísticos sobre una adecuada atención al visitante.

La promoción del puerto es necesario hacerla mas efectiva. No solo con paseos al extranjero.

Hay turismo nacional que también vale, gasta y no sale solo en temporadas vacacionales. Es el que mas deja, pero los promotores que manejan los dineros que se recaudan piensan prioritariamente en el extranjero.

Hay que enfocar la mira mas allá y acá, pero hay que prepararse para atraerlo y recibirlo, no en el “Camarena” sino en hoteles de primer nivel, que los hay pero faltan mas.

 

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 − Doce =